Para Ball Corporation, la sustentabilidad es parte de su estrategia de negocios y también es fundamental para sus operaciones globales, y así lo expone en su 6° reporte anual de sustentabilidad, en el que se abordan los desafíos sistémicos con respecto a la economía circular, cambio climático, administración del agua y consumo responsable. Además, otra de las novedades es su audaz objetivo de reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

“Continuamos comprometidos en mejorar nuestro desempeño operacional de sustentabilidad y desde el punto de vista circular, seguir produciendo el envase más amigable con el medio ambiente de la cadena de suministro”, comentó John A. Hayes, Presidente y Director Ejecutivo.

De cara al año 2030 y en línea con el nivel de descarbonización requerido para mantener el aumento promedio de la temperatura global por debajo de 2 grados Celsius, Ball se compromete a reducir sus emisiones absolutas de alcance 1 y 2 de GEI en un 27%, tomando como referencia el resultado de 2017. Además, por cada millón de dólares de ganancia adicional, se reducirá el 56% de la intensidad de carbono. En ese sentido, Ball está dedicando todos sus esfuerzos por minimizar los GEI en toda la cadena de valor, desde minería, refinería, fundición y laminación de fabricación, logística y el reciclado de lata al final de su vida útil en un 25% para dicho período.

Para alcanzar estos objetivos, la compañía desarrolla un triple enfoque: aumentar la eficiencia mediante el ahorro de energía y materiales; expandirse en el negocio de energías renovables para explorar oportunidades de suplir una gran parte de la carga de electricidad (principalmente en América del Norte); y reducir el carbón utilizado por toda la cadena de valor.

“Estamos muy agradecidos a todos nuestros colaboradores, clientes, proveedores y socios estratégicos que han contribuido al cumplimiento de nuestros logros de sustentabilidad”, concluyó Hayes.