Cada 21 de marzo, las Naciones Unidas rinden homenaje a la importancia de todos los tipos de bosques e intenta generar una mayor conciencia al respecto. Este año, el Día Internacional de los Bosques destaca la educación como un medio indispensable para aprender a amar el bosque, y apunta a su importancia para lograr una gestión sostenible de las zonas forestales y avanzar en la conservación de la biodiversidad. Los bosques sanos ayudan a crear comunidades fuertes y resilientes y aumentan la prosperidad de sus economías.

Debido a que no existe una fecha mundialmente reconocida para llevar a cabo el Día del Árbol, porque eso dependería estrictamente de las condiciones naturales y tradiciones de cada país, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió proclamar​ esa misma fecha, el 21 de marzo, de cada año Día Internacional de los Bosques​ para llevar a cabo actividades de conmemoración y concientización de la importancia fundamental que tienen los bosques para la vida y para el mantenimiento de todas las actividades humanas.

Los bosques nutren los suelos, regulan el clima, proveen agua limpia y albergan 80% de la biodiversidad del planeta resaltan desde ONU Ambiente. “Lo que le estamos haciendo a los bosques del mundo no es sino el reflejo de lo que estamos haciéndonos a nosotros mismos y unos a otros”, expresó Mahatma Gandhi. Tomando esa posta, es indispensable que sigamos el camino de la Educación Forestal para enfrentar los desafíos del cambio climático y comprender la importancia de los recursos naturales para las generaciones futuras. Cuidarlos y protegerlos es una de las tantas formas de ser responsables.