Los hipermercados, supermercados y autoservicios de la Ciudad de Buenos Aires no entregarán bolsas plásticas livianas en las líneas de caja.

El Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad recuerda que a partir del domingo 1 de enero, los supermercados, hipermercados, autoservicios y supermercados chinos dejaron de entregar bolsas plásticas livianas en las líneas de caja conforme a la Resolución Nº 341/16. Los vecinos de la Ciudad deberán llevar sus bolsas o changuitos a la hora de hacer las compras para transportar sus productos.

“Sabemos que este tipo de bolsas contamina el agua, tapa sumideros y afecta a la flora y fauna. Estamos acompañado a los vecinos en este gran cambio cultural, para que todos podamos disfrutar de una ciudad más limpia y verde”, expresó Eduardo Macchiavelli, Ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad.

Desde septiembre, la ciudad distribuyó más de 500.000 ecobolsas a los vecinos en diferentes plazas y parques.

Durante esta semana, el Ministerio de Ambiente y Espacio Público estará entregando las ecobolsas en varios sectores de la ciudad: puerta de supermercados, en las sedes comunales, puntos de alto tránsito, puntos verdes.

Adicionalmente, los supermercados tendrán a disposición las Bolsas plásticas reutilizables de larga vida, las cuales serán ofrecidas para su venta al público consumidor.

Si bien la Resolución mencionada no permite la entrega de las tradicionales bolsas plásticas (denominadas livianas), si permite las bolsas plásticas de polietileno de 50 micrones:

• Son más gruesas

• Se pueden reutilizar como bolsas de residuos y otros reúsos

• Son más resistentes

• Son reciclables

El consumidor podrá elegirla en la línea de caja como alternativa para llevar sus compras.

Desde el punto de vista ambiental todas las bolsas plásticas son sustentables. El Ing. Mario Tonelli, Director Ejecutivo de Ecoplas aclara: “Deben ser consumidas de manera racional, poniendo en práctica hábitos responsables como la Reducción, la Reutilización y el Reciclado, que benefician al tanto ciudadano como al medio ambiente”.
Las bolsas plásticas se reutilizan y se reciclan. Cada consumidor debe reutilizar las bolsas plásticas para la separación domiciliaria de los residuos y darlo otros reusos.

Al final de su vida útil, se pueden reciclar. Las bolsas y films plásticos se separan y clasifican en los Centros de Reciclado, se enfardan y se venden a la industria recicladora que los reprocesa y se transforman nuevos productos, como caños de riego, mobiliarios para plazas y escuelas, etc. El reciclado trae beneficios ambientales, como ahorro de energía, ahorro de recursos naturales y minimización de los residuos.

En la Argentina, la cifra estimada de reciclado total en 2014 es de 235.000 Tns. Esta industria es dinámica y creciente.

Según el Análisis ambiental de bolsas de transporte de mercancías en la ciudad de Salta de Gloria del C Plaza; Mónica N. Pasculli, investigadoras de la Universidad Nacional de Salta, las bolsas plásticas tradicionales de polietileno generan menor impacto ambiental. Las alternativas propuestas por la resolución representan mayores emisiones de gases con efecto invernadero, mayor consumo de energía y agua dulce, mayor generación de residuos sólidos urbanos, menor reciclado y las “ecobolsas” promovidas por la Agencia de Protección Ambiental constituyen un riesgo mayor a la salud pública por contaminación bacteriana.