A través de una investigación que llevó adelante la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable liderada por Sergio Bergman, mediante del Cuerpo Especializado de Fiscalización y Control Ambiental (CEFCA) junto con el Departamento de Delitos Ambientales de la Policía Federal, se secuestraron animales exóticos y autóctonos que se encontraban en una quinta en las inmediaciones de Olavarría, provincia de Buenos Aires.

Los animales que se hallaron fueron: un tigre, ocho guacamayos rojos, seis guacamayos amarillos, tres tucanes, tres faisanes, un loro amazonas, dos guacamayos azules, 19 flamencos, dos emúes, aproximadamente 40 cérvidos de las especies dama, axis y antílope, cuatro cisnes de cuello negro y tres cisnes coscoroba. Los ejemplares se encontraban en jaulas y varios de ellos están amparados por la CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres), un acuerdo internacional que tiene por finalidad velar para que el comercio internacional de especímenes de animales y plantas silvestres no constituya una amenaza para su supervivencia.

En ese sentido, Juan Trebino, subsecretario de Fiscalización y Recomposición señaló: “El mascotismo es una acción ilegal que retira a los animales de su hábitat y pone a su especie en peligro de extinción. En esta oportunidad, junto con las fuerzas policiales y judiciales hallamos estos animales y los llevamos a resguardo para evaluar su estado de salud y así ubicarlos en ambientes naturales”.

El operativo fue encabezado por María Paula Serrano, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 4 del Ministerio Público Fiscal del departamento Judicial de Azul descentralizada Olavarría, el Departamento de Delitos Ambientales de la Policía Federal y la Subdelegación de Mar del Plata; y la división de Investigaciones de Delitos Ambientales de la Policía Ecológica de la provincia de Buenos Aires.