Desde chico tenía una obsesión: el mundo necesitaba que se plantaran muchos árboles. Hoy, Luis Pavesio conduce el programa Alerta Verde, que emite C5N los sábados y domingos.

“Estoy escribiendo un libro en el que cuento la experiencia y el cambio que tuve desde que comencé con Alerta Verde hasta ahora respecto de la alimentación, de las cosas que hay por hacer y de mi experiencia de chico, cuando mi madre me decía que hiciera gajitos porque tenía una mano privilegiada”, dice Pavesio, orgulloso del crecimiento que tuvo el ciclo televisivo que comenzó hace cuatro años.

El periodista nunca había hecho algo del estilo. “Me lo propuso Daniel (Hadad) y me encantó. Jamás imaginé que iba a estar tanto tiempo y que me iba a enganchar tanto con la temática. Cuando sentís un poco que sos referente, que te llaman, te consultan, te proponen cosas, decís: ‘bueno, la pucha, algo estaremos haciendo bien’. Y lo digo con humildad. Resulta un gran estímulo para seguir trabajando de esta forma”, cuenta.

Alerta Verde recibió en 2010 y 2011 el premio “Responsabilidad Social Comunicativa” en la categoría Medio de Comunicación, y también fue galardonado el año pasado por la Asociación Civil Gota en el Mar al Periodismo Solidario. “Cuando empecé, nunca me imaginé que íbamos a tener estas repercusiones y que nos iban a invitar tanto al interior del país, ni que iba a despertar tanto interés”, admite.

Alerta Verde comenzó como un micro en diferentes noticieros. “Como funcionaba bien en cuanto a mediciones y nos quedaba mucho material sin usar, nació el programa. Estoy muy contento. Encontramos una gran pasión, algo que nos gusta mucho hacer, que es poder mostrar las distintas realidades del interior del país”, dice Pavesio, que es un agradecido por lo bien que les ha ido con el programa.

“Me imaginaba cosas más básicas; no que iba a terminar recorriendo el país, o que iba a estar en un aeropuerto de cualquier provincia y los medios nos iban a venir a entrevistar. Tampoco que un ministro de Ambiente provincial iba a querer reunirse con nosotros, o que viniera la directora de una escuela a pedirnos que fuéramos a charlar con los chicos sobre la importancia de la ecología y el ambiente. Son cosas que no dimensionamos cuando empezamos, pero que son muy lindas”, dice.

A la hora de definir Alerta Verde, el periodista señala que se trata de un programa de ecología y ambiente que tiene una característica diferenciadora: estar en el lugar del tema que se está tratando. “Por eso viajamos mucho y recorremos el interior del país. Estar in situ, en lugar de estar sentado en un estudio de televisión, hace que te vean más comprometido con el tema del que estás hablando”, explica Pavesio, y remarca que la idea es hablar de temas que generalmente no se tratan en los medios, para concientizar sobre la importancia que tiene la ecología y el medio ambiente: “En definitiva es nuestra casa, el único lugar que tenemos para vivir. Tenemos que cuidarlo”.

¿Cómo ves a las empresas en este sentido?

Cada vez son más conscientes de que tienen que trabajar en este aspecto. Por eso, casi todas hoy tienen un departamento dedicado a la responsabilidad social, cuando algunos años atrás eran muy pocas las empresas que trabajaban en este tema. No es solo una cuestión de marketing, sino que se dan cuenta de que necesitan funcionar con un compromiso social y ambiental, por eso trabajan en ese sentido.

¿Qué ejemplos pondrías?

Hay muchísimas empresas que trabajan bien. Tetrapack tiene un gran compromiso ambiental. Obtiene su materia prima de bosques certificados, algo a lo que no están obligados, pero es una política de la compañía. También reciclan los envases que ellos mismos producen y hacen placas que ellos mismos donan a colegios para hacer pupitres o pizarrones. Tienen varios programas y convenios con supermercados. Otra empresa que destaco es Ford. Fuimos a su planta de Pacheco, conocimos las políticas ambientales que manejan: cada vez están más comprometidos, el porcentaje de los residuos generados que reciclan crece constantemente.

¿Te parece una tendencia general?

Sí, lo que veo es que hay una conciencia y un compromiso cada vez mayor en RSE. Me parece que es importante destacarlo.

Su compromiso con la causa

Pavesio está trabajando con la ONG Libera! El director de la organización internacional es un argentino que se llama Leonardo Anselmi, que logró abolir las corridas de toros en Cataluña, España. El año pasado lanzó la campaña “Basta de TaS”, para terminar con la tracción a sangre en la Argentina, en una campaña que se va a extender a toda Sudamérica. El periodista participó en un institucional y recientemente grabó un nuevo spot que será utilizado en una gira nacional, para sumar a las provincias a este programa. “Este no es solo un tema del maltrato animal, es un grave problema que tiene el país, es una gran deuda social. Es la primera vez en la Argentina que surge un programa que busca solucionar todas las aristas de esta problemática. Está funcionando muy bien. El gobierno lo declaró de interés nacional. Se está trabajando mucho y estamos muy contentos porque vemos que hay una buena respuesta”, dice.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Poder hablarle a la gente de los problemas que hay. Mirar a la cámara y decirle que todos podemos hacer algo. No depende solo de políticas que toman los gobiernos. El cambio también está en la conducta individual que cada uno toma a diario. Es fundamental que la gente entienda esto. No pasa por soluciones mágicas que van a bajar de arriba. Si hablamos de lo sucia que está la ciudad, también es porque nosotros somos desprolijos con la gestión de la basura. Uno es parte, no depende solo de los políticos y sus medidas. Somos protagonistas. Y poder hablar de estos temas se torna fascinante.

¿La gente hace cambios o le cuesta?

Todavía cuesta. Obviamente si nos comparamos con países desarrollados, como Holanda, Suiza, Dinamarca e incluso España, ellos tienen una conciencia del cuidado del medio ambiente superior a la nuestra. Pero bueno, arrancaron mucho antes con la temática. Nosotros en cuatro años de Alerta Verde vemos que cada vez está más instalada la idea y que la gente se va dando cuenta, participa más, tiene cuidados, hace denuncias. Vemos que la gente se interesa y quiere ser parte, colaborar, hacer cosas para cuidar el medio ambiente.

¿Cuáles son tus planes a futuro?

Quiero seguir con esto, descubrí una gran pasión con esta temática. Creo que hay muchísimo por hacer. Tengo viajes muy interesantes programados, como ir a grabar a la Antártida y quizás a Canadá. Como vemos que está funcionando muy bien en cuanto a la recepción de la gente, queremos seguir trabajando. Mi compromiso va más allá de lo periodístico.

¿Te demanda mucho el trabajo?

Sí, son muchas energías. Es un estilo de vida, y cuando eso pasa, ya no tenés horarios, llegás a cualquier hora a tu casa después de estar trabajando todo el día y seguís mandando mails o haciendo llamados para planificar o armar un viaje. Cómo será de profundo que hasta me cambió mi estilo de alimentación: me hice vegetariano viendo todo el tema de la producción de los animales que son criados para consumo. Al trabajar tanto sobre el maltrato de los animales y tratando de generar conciencia sobre eso, dije: “No puedo estar comiendo pedazos de animales, no puedo tener un cadáver en mi plato para comer”. Y me hice vegetariano, después de un proceso de un año y pico. Ahora no como nada de animales, nada, nada. Cambié radicalmente y estoy muy contento con ser coherente con el trabajo que desarrollo.

¿Te cambió en algo más?

Sí; la basura, por ejemplo, la separo siempre. Lo pude implementar en el edificio donde vivo. Si bien no está legislada la separación de los residuos, en el edificio dividimos lo orgánico y lo reciclable. Siempre estamos sumando gente a la causa y eso es importante. Cuando publiqué hace poco en Facebook que me había hecho vegetariano, un montón de gente me empezó a preguntar por qué. Les fui contando y muchos me dijeron que estaban en el mismo proceso. Cuando ves que por lo menos una persona sigue esos pasos, es reconfortante y sentís que vale la pena. Y poder comunicarlo también está bueno.

Obsesivo de la imagen

Pavesio se levanta a las seis de la mañana y sus jornadas laborales son largas. Sin embargo, su gran dedicación al trabajo igual le deja espacio para otras cosas: “Me hago un hueco para todo lo demás. Soy deportista, entreno. Encuentro tiempo para muchas cosas, como correr, nadar, leer. También quiero tener tiempo para mí, para estar en mi casa tranquilo y recibir amigos. Siempre me gustó mucho cuidarme y sentirme bien. Además es positivo psicológicamente: trabajamos tanto y con tanta adrenalina, que está bueno poder bajar un poco y relajarte”.

Años atrás fue nadador federado y aún hoy es lo que más le apasiona. “La natación es mi cable a tierra. En el agua encuentro ese momento de paz y conexión conmigo mismo. Después de nadar, el estado de relajación es genial. Y está bueno cuando uno lleva una vida tan estresante, con tanta adrenalina, poder seguir dedicándose al deporte y bajar un poco”, señala.

Pavesio sonríe y se define como un “obsesivo de la imagen”. Come sano, todas las mañanas se sube a la balanza y si aumenta un kilo se obliga a bajarlo: “Me gusta estar prolijo, siempre bien vestido. Cuando salgo de casa tengo que estar impecable frente al espejo, con la ropa combinada, hasta para ir al supermercado. Uno se persigue, se siente observado y con la obligación de estar siempre bien. Cuando estoy en casa me relajo y disfruto de estar en bermudas, descalzo”. Pero, como dijo antes, la temática de su trabajo se convirtió en un estilo de vida ineludible. Entonces, sus pasatiempos están muy relacionados con lo que hace todos los días. Por eso, en los ratos libres le gusta ver documentales, leer. “Estoy todo el tiempo incorporando conocimientos de lo que hago, que son temas muy diversos. Es una pasión con la que tengo un enorme compromiso”.