Cuidar y proteger al medio ambiente en el presente para preservar la supervivencia de generaciones futuras ya no es una tendencia, sino una necesidad. En Europa, de hecho, las CASAS o VIVIENDAS PASIVAS serán obligatorias a partir de 2020. Son viviendas que aprovechan al máximo las clases y tipos de climas de cada región para minimizar el impacto que producen los sistemas convencionales de calefacción y refrigeración. La idea es potenciar con materiales, diseño y arquitectura el concepto de un nuevo hogar que esté en armonía con su entorno natural. Desde CADAMDA, La Cámara de la Madera, conscientes de esta tendencia global, se impulsan un cambio de paradigma en la construcción, aprovechando los beneficios, características y ventajas que ofrece la madera como elemento fundamental de construcción para apoyar a esta renovación.

En esta línea de pensamiento y acción se encuentran los arquitectos Arq. Germán Dommarco,  Nicolas Velasco y Santiago Velasco quienes conforman el estudio de arquitectura y empresa constructora Grupo VDV. Ellos ya han diseñado numerosos proyectos solventados en su filosofía ecológica y ahora, impulsan la comercialización nacional de un modelo de vivienda residencial de uso permanente o estacional para cualquiera de los numerosos barrios existentes dentro de la provincia de Buenos Aires y alrededores. La misma está construida íntegramente con un sistema de madera compuesto y cuenta con una generosa superficie cubierta de 138 m2 y 30 m2 semicubiertos. En su interior dispone de una amplia sala de estar, cocina y comedor integrado, con posible  conexión/expansión exterior hacia la pileta, 3 amplios dormitorios, uno de ellos en suite y con vestidor. Se destaca también la clara y definida intención de separar para un uso correcto los sectores públicos y privados.

“En GRUPO VDV pensamos como punto de partida generar proyectos con un fuerte compromiso ambiental. La arquitectura sustentable como respuesta contemporánea, ética y responsable”, explica el Arq. Germán Dommarco, uno de los directores.

CASA SUSTENTABLE, PASIVA Y ACTIVA

Desde un comienzo en el proceso de diseño se plantean puntos de sustentabilidad pasiva para brindarle al usuario eficiencia térmica y energética, entendiendo a los mismos como un fuerte ahorro en el consumo de servicios. “Entre los principales puntos destacamos la optimización en el uso de materiales, ubicación estratégica en la implantación de la vivienda para poder aprovechar las ventajas geográficas, selección de materiales biodegradables, búsqueda de materiales de bajo impacto ambiental, aberturas con DVH y aplicación de aislaciones térmicas en muros, pisos y techos, logrando de esta forma importantes ventajas respecto de la construcción tradicional”, amplía el profesional.

Luego, en cuanto a lo que se refiere a sustentabilidad activa se destaca que la vivienda cuenta con sistema de recolección de agua de lluvia, tratamiento de aguas grises, biodigestor, generación energética solar para circuito de iluminación, bombas y heladera, colectores solares para reducir consumo de calefacción, entre otros puntos importantes.

“Es fundamental destacar la principal ventaja del sistema constructivo mixto en madera y húmedo. Es decir, la vivienda se funda sobre una platea tradicional de HºA y toda la envolvente consiste en un reforzado sistema de tabiques térmicos modulados de madera cubiertos con placas cementicias de alta durabilidad sumado a una cubierta rellena de un hormigón pobre brindándole mayor solidez y peso. También es posible elegir terminaciones y materiales a gusto del cliente. Al utilizar este método constructivo se optimizan tiempos de obra y se minimizan los desperdicios de materiales” opina Dommarco.

“Como arquitectos entendemos que hay otras formas de pensar la arquitectura y, sobre  todo, otra forma de construir acorde a nuestros tiempos. Lo que resulta más sorprendente aún es que en este tipo de construcción el costo es inferior a sistemas constructivos tradicionales, sin toda la tecnología y herramientas aplicadas que la construcción en madera brinda al comitente. Contamos con modelos pre-diseñados y otros a gusto  del cliente. La madera es, sin dudas, el material de construcción del futuro. Nada es imposible de planificar, proyectar ni de imaginar con este noble, sustentable y recicable material natural”, explican desde el Estudio.

La madera: el material del siglo XXI

Es indiscutible que el mundo camina hacia el uso de los recursos naturales cada vez más sostenibles para garantizar a las futuras generaciones, gozar de los mismos recursos que se disponen hoy en día. La madera no sólo contribuye a brindar eficiencia térmica ahorrando energías renovables y no renovables sino que además desde el árbol hasta convertirse en un producto maderero, presta un servicio ambiental a toda la humanidad produciendo oxígeno y secuestrando C02 que queda almacenado en cada producto ya sean bastidores, tablas o machimbre por ejemplo. La madera además es el único material de la construcción renovable, reciclable y reutilizable y el uso de energía para producirlo es infinitamente inferior al del acero, ladrillos o cemento. Por todo esto, estos modernos conceptos constructivos como el desarrollado Casas Pasivas y Bioconstrucción, tienen a este material como el principal en todas sus edificaciones.