La organización presentó sus resultados anuales, que se destacan por el aumento en la cantidad de alimentos y productos distribuidos.

Con el claro objetivo de ayudar a quienes sufren hambre, año a año el Banco de Alimentos trabaja en la clasificación y distribución de alimentos y productos donados por empresas de la industria alimenticia, supermercados y productores agropecuarios.

En 2016, la cantidad entregada, llegó a los 4.323.937 kg. De esta manera, colaboró con la alimentación de más de 100.000 personas por día a través de 809 organizaciones comunitarias –74 más que en años anteriores– que brindan servicios de desayuno, almuerzo, merienda y cena a una población infantil (59,3 por ciento), adolescente (16,8 por ciento) y adulta (23,9 por ciento). A su vez, el 2016 se destacó por el nivel nutricional de los alimentos entregados ya que un 57 por ciento de estos, tuvo un valor nutricional alto.

Gracias al compromiso de los más de 6.800 voluntarios que participaron de la tarea de clasificación, los alimentos llegaron a sus destinatarios en perfectas condiciones. Parte de ellos donó su tiempo de forma individual y otros se acercaron al depósito de la organización en grupo (voluntariado corporativo, escolar o de ONG).

Asimismo, el Banco de Alimentos cerró el año con excelentes resultados en recaudación, con más de 32.230 personas dentro de la Comunidad de Donantes, que colaboran para hacer posible el cumplimiento de la misión: “Ayudar al que sufre hambre”.

El trabajo durante el 2016 del Banco de Alimentos en números:
• 4.428.777 kg de alimentos y productos recibidos.
• 4.323.937 kg de alimentos y productos repartidos.
• 809 organizaciones comunitarias beneficiarias.
• 110.186 personas alimentadas (76 por ciento niños y adolescentes)
• 6.804 voluntarios donaron su tiempo.
• 32.230 donantes de fondos individuales.
• 149 empresas donantes de alimentos, productos y servicios de logística.
• 1.829.454 kg de alimentos y productos clasificados.