Cada verano la pileta se aprovecha al máximo sin tener en cuenta que, como el sol, puede disfrutarse todo el año. Esto es posible gracias a la climatización solar del agua, un sistema sustentable y eficiente que permite el ahorr porque no utiliza gas ni consumo eléctrica.

Para disfrutar de la pileta ya no existe solo una temporada, ya puede hacerse durante las cuatro estaciones gracias a  la climatización solar del agua, que permite mantener una temperatura promedio de entre 26 y 32 grados.

Dos alternativas según las necesidades de cada caso

Los paneles o colectores solares de EPDM (material de polipropileno resistente a  la radiación UV) son una de las mejores opciones para quienes buscan eficiencia pero también diseño: se trata de sistemas de apariencia sobria que permiten una instalación sencilla y discreta. Además, pueden colocarse en todo tipo de techos porque poseen un material muy liviano y flexible, resistente a la radiación UV. Para hacerlo, se recomienda la orientación norte, para que reciban la mayor cantidad de sol posible.

Su funcionamiento es simple: los tubos de EPDM que conforman los paneles atraen la radiación solar y mediante la bomba de filtrado de la piscina se hace circular el agua a través de ellos, hasta que alcanza la temperatura deseada, lo que hace posible el uso de la pileta desde noviembre hasta abril.

La otra propuesta es la del colector solar termosifónico, que permite usar la piscina todo el año y es adecuado tanto para los hogares como para lugares que requieran grandes suministros de agua caliente, como los hoteles o balnearios. Este elemento está compuesto por tubos de vidrio con un sistema de vacío  que atraen la radiación solar y funciona mediante el calentamiento del agua que circula a través de ellos: el agua fría entra por la parte inferior y el agua caliente sale por la parte superior.

Esta re-circulación del agua se realiza por medio de una bomba o del filtro de agua. Los colectores pueden ser instalados sobre techos o sobre cualquier superficie donde reciba luz solar la mayor cantidad de tiempo posible.

Claves

  • Mayor tiempo de disfrute: con los paneles de EPDM se extiende la temporada de pileta desde noviembre hasta abril y con el colector solar termosifónico se puede disfrutar todo el año.
  • Menor gasto y más eficiencia energética sin contaminación: no se consume energía eléctrica ni tampoco gas, lo cual genera ahorro con mayor eficiencia térmica y sin causar daño al medioambiente.
  •  Alta durabilidad y bajo mantenimiento: poseen materiales resistentes, con una vida útil de 15 años para los paneles de EPDM y de 20 para los colectores termosifónicos.