Cómo funcionan las oficinas pet friendly

82

La actividad diaria muchas veces obliga a las personas a estar fuera de sus casas durante varias horas al día, dejando allí solas a sus mascotas, con quienes pueden compartir tan solo un rato por la noche y, con suerte, el fin de semana, si es que no surgen otras actividades. Conscientes de la necesidad de los empleados de pasar más tiempo con sus animales, y de los beneficios que aporta ese lazo, Nestlé Purina se propuso implementar programas internos para que los colaboradores pudiesen llevar a sus perros a la oficina.

De la mano con el objetivo de crear alimentos nutritivos que mantengan felices, saludables y contentos a gatos y perros de todas las edades, en octubre de 2016 NESTLÉ® PURINA® puso en práctica la iniciativa “Pets At Work”, convirtiéndose en el primer programa oficial del país para llevar mascotas a la oficina, entendiendo que la propuesta enriquecería la calidad de vida de los animales y beneficiaría también la de sus dueños. “No solo identificamos distintos beneficios que aportan las mascotas en el entorno laboral, como la eliminación del estrés, una mayor interacción entre los compañeros de trabajo y un mejor balance entre la vida personal y la vida laboral, sino que esta iniciativa responde directamente a una de las grandes problemáticas de los dueños de perros: ¿cómo organizarnos cuando nos encontramos tantas horas fuera de casa? Estamos convencidos de que las personas y las mascotas están mejor juntas, especialmente en el trabajo, y que se benefician de su mutua compañía”, explica Pablo Abadía, Director General de la marca.

La iniciativa, que ya sea había realizado con éxito en las oficinas de España, Australia y Estados Unidos, se trasladó a la Argentina, implementándose una vez por semana: los viernes de cada mes. Para ello, hubo que preparar la oficina, logrando que fuera un lugar acogedor para las mascotas, además de cumplir todas las reglas de convivencia, seguridad e higiene con los empleados. Y reconocen que el esfuerzo valió la pena, ya que la reacción de los empleados fue sumamente positiva, superando, incluso, las expectativas de los responsables. “Muchos consideran –describe Abadía– que es una experiencia distinta y muy enriquecedora que les permite estrechar un vínculo diferente con sus mascotas y en un lugar donde antes no lo hubieran imaginado”. Sin embargo, destaca que cuando un colaborador decide llevar a su mascota al trabajo, primero tiene que consultarlo con los compañeros que se encuentran cerca de su lugar: “Ellos también deben brindar su consentimiento, y esta también es una de las claves para que el programa funcione correctamente”. Es así como, en línea con su modalidad, el programa busca generar conciencia sobre las implicancias de la tenencia responsable de mascotas entre los colaboradores de la empresa.

A más de dos años de llevar adelante esta política interna, en NESTLÉ® PURINA® están convencidos de que la convivencia con perros en la oficina no solo es recomendable para los dueños, sino también para el resto del equipo. Subrayan, asimismo, la importancia de que el propietario lleve los artículos necesarios para que su mascota se sienta lo más cómoda posible: una cama, tazones para el agua, comida, juguetes de masticación, bolsas plásticas con los lazos, una correa extra, toallitas desinfectantes, suministros de primeros auxilios, una lista con números de contacto de emergencia para el veterinario, así como también la información de contacto de la clínica de emergencia son indispensables. A su vez, desde NESTLÉ® PURINA®, cuenta el ejecutivo, quieren ayudar cada vez más a enriquecer la vida de las personas y sus mascotas, así como también promover su tenencia y cuidado responsable, y la participación responsable dentro de la comunidad. Es así como, describe, “bajo estas premisas, estamos trabajando en un programa para capacitar y ayudar a otras empresas del país para que también implementen esta iniciativa”.