La Fundación Pescar, con más de 12 años trabajando por el empleo joven, ha tenido que adaptarse a la nueva generación de los millennials. Para eso cambió su estrategia de comunicación enfocándose en las redes sociales como medio de contacto con los beneficiarios y seguimiento de su trayectoria profesional.

El secreto de trabajar con jóvenes es poder adaptarse a sus cambios que, hoy en día, son cada vez más veloces. Una ONG como Fundación Pescar, que hace más de una década trabaja con los jóvenes del último año de la secundaria para ayudarlos a encontrar su primer empleo, tiene que buscar nuevas estrategias para las nuevas generaciones. En este sentido, los ya famosos millennials, jóvenes nacidos entre fines de los ‘80 y los 2000, presentan características definidas que hay que tener en cuenta a la hora de la comunicación.

Los millennials en Argentina representan el 22% de la población actual. Según un estudio realizado por la consultora Comscore en 2015, el 94% de los millennials argentinos visita Facebook al menos una vez al día y el 58% usa Whatsapp. A esto se suma que muchos de los adolescentes ya no usan servicios de correo electrónico.

La Fundación Pescar vivió este cambio en su experiencia cotidiana. Los 22 centros Pescar que funcionan en 7 provincias del país capacitan a chicos del último año de la secundaria en diferentes orientaciones laborales y en habilidades necesarias para la inserción laboral. Una vez finalizada esta etapa, la Fundación conecta a los jóvenes con empresas que tienen búsquedas laborales abiertas. Pero el rol de Pescar va más allá; durante dos años se compromete al seguimiento de cada alumno para poder ayudarlo en su carrera profesional y conocer los resultados del programa. Estas tareas serían imposibles sin una comunicación fluida con los egresados.

Cuando comenzó, Pescar utilizaba correos electrónicos y también mensajes de texto pero año tras año se hizo evidente que los jóvenes ya no utilizaban esos medios sino que cada vez más se conectaban a través de Facebook y Whatsapp. “Decidimos replantear nuestra forma de comunicarnos y pensar una nueva estrategia para una nueva generación”, explica Francisco Laborda, responsable del Área de Tecnología de Pescar.

Actualmente, el seguimiento de los chicos después de la capacitación se realiza a través de mensajes personales de Facebook o Whatsapp con una frecuencia de hasta cinco veces por año. “El contacto por Whatsapp es inmediato, no tardan más de una hora en contestar y por Facebook no más de 24 horas”, explica Carolina Bianchetti, responsable de la Red de Egresados e Intermediación Laboral.

Una vez obtenida la información los datos se vuelcan en la plataforma SIRVE, un sistema de relevamiento de datos creado por Fundación Pescar de acceso libre y gratuito para cualquier ONG. De esta manera, la comunicación con los egresados es fluida y las bases de datos son actualizadas frecuentemente para poder analizar y hacer diagnósticos de cada promoción Pescar en los diferentes centros de todo el país.

Por otra parte, la Fundación administra un grupo de Facebook para cada centro Pescar en donde publican ofertas laborales específicas para cada orientación a lo que se suma también, un grupo general para las ofertas dirigidas a todos. La fundación recibe los curriculums de los chicos, los revisan y los ayudan a mejorarlos. Además, a través de las redes se realiza un seguimiento sobre el resultado de la entrevista laboral y cómo se sintió el joven. “Para mí lo más importante de las redes es que es una ventana abierta a que los chicos te cuenten cómo están, si están teniendo inconvenientes a la hora de buscar trabajo o si están nerviosos por una entrevista. Frente a estas inquietudes y dudas podemos aconsejarlos y guiarlos de forma personalizada para que enfrenten la búsqueda laboral más seguros”, explica Carolina.

Las redes sociales y Whatsapp vinieron para quedarse y para el tercer sector es fundamental adaptarse a las nuevas formas de comunicación. Fundación Pescar ha sabido crear una red entre los egresados que les permite estar al tanto de ofertas laborales y tener un apoyo a quien acudir en el proceso de la búsqueda su primer empleo. Este año trabajarán para ampliar todavía más la red incluyendo nuevos centros Pescar y, sobre todo, muchos más beneficiarios.