A cargo del área de Ambiente y Espacio Público de la ciudad, el Ministro Eduardo Macchiavelli cuenta cómo es el trabajo exhaustivo que se realiza, habla de las postales viejas que ya no se ven en materia de inundaciones y recolección de basura, y apunta sobre la importancia de los espacios verdes en Buenos Aires.

¿Qué cosas se hicieron este año en materia de prevención de inundaciones?

Se está continuando con la obra del conducto del arroyo Vega, se hizo todo el mantenimiento y la limpieza de los ríos y arroyos subterráneos, con un protocolo nuevo. Terminamos con la rectificación de la desembocadura del arroyo Medrano. Se terminó el problema que teníamos con uno de los reservorios del Parque Sarmiento. Se siguen construyendo sumideros nuevos. Esto hace que cada año tengamos menos problemas. Llevó diez años ordenar todo.

¿Cuáles son los resultados obtenidos a fin de 2018?

Tenemos más de 800 mil metros cuadrados de veredas nuevas en la ciudad. El plan prevé que para fines del 2019 el 80 por ciento de las veredas esté en condiciones de ser transitado. A comienzos del año era el 50. Para que te des una idea, para terminar este plan de veredas, la ciudad va a invertir 2000 millones de pesos. Es uno de los reclamos más frecuentes de los porteños, te diría que el principal.

Hablando de veredas, trabajaron este año en la ampliación en calle Corrientes. ¿Cuáles fueron los resultados?

Sí, y quedamos muy conformes. Pensá que abarca desde Callao hasta Florida. La primera parte de 9 de Julio hasta Florida ya está terminada. Ahora estamos haciendo la segunda, que es la más grande, entre Callao y la 9 de Julio. Fines de abril queremos terminar. Es un antes y un después para calle Corrientes.

Para 2019, ¿qué proyectos hay que nos pueda adelantar?

Primero, terminar con todo lo que tenemos lanzado. Y cerrar un capítulo al que le pusimos mucho foco este año, los centros de trasbordo, que son los lugares donde confluyen varios medios de transporte a la vez, como puede ser tren, colectivo y subte. Se trabaja para ordenar el tránsito y los tránsitos peatonales. Ya estamos haciendo el sexto centro de trasbordo. El año que viene vamos a encarar Primera Junta, que es un lugar con muchísima concentración de gente y paradas de colectivos. Se va a rectificar la traza de la unión entre las calles Rojas y Centenera. Para eso se moverá la boca de acceso al subte.

¿Cuál es para usted la importancia de la responsabilidad social empresaria?

Enorme. Creo que es un campo inexplorado y que, te diría para nosotros, una materia pendiente. No hemos conseguido la velocidad o la intensidad que hubiésemos querido, a pesar de que creció mucho en los últimos años la cuestión de involucrar a más empresas y actores en el cuidado del espacio público. Creo que es mucho más rico eso que cortar el pasto en una plaza y poner un cartelito que diga “A esta plaza la cuidamos todos”. Siento que tenemos un mundo entero para crecer en eso. Cuando la gente se involucra en el uso y cuidado del espacio público, ese espacio mejora.

¿Las empresas se involucran?

Sí, pero creo que ahí el actor principal somos nosotros. Es el Gobierno el que tiene que dar el puntapié inicial, para entusiasmar, para enamorar con proyectos. Hemos hechos varias cosas con organizaciones privadas, pero falta mucho más.