Ezequiel Abad es el Gerente Comercial de AOM (Advanced Organic Materials), una compañía que fue creada con el objetivo de convertir los cultivos argentinos en productos valiosos que se exportan y utilizan en todo el mundo en las industrias alimentaria, cosmética, farmacéutica y de biocombustibles.

¿Cómo se creó AOM?

Todo comenzó con mi padre, Luis Abad, que es ingeniero químico. Él trabajó gran parte de su vida en el mundo corporativo y a los 65 años se jubiló. Volvió al país luego de haber trabajado durante mucho tiempo en el exterior y, unos años más tarde, en 2003 fundó AOM junto a mi hermano Alejandro, quien también es ingeniero químico, y otra familia que luego decidió vender su parte del negocio a la multinacional Glencore. Iniciaron AOM con la idea de agregar valor a ciertos materiales disponibles en la Argentina. Querían revertir ese concepto de que somos un país muy fuerte con muy poco procesamiento de valor agregado, buscaban pegar un salto y empezar a hacer productos con mucho valor agregado, pues son esos los que mayor demanda tienen en el mundo. Y ahí nació lo que fue y sigue siendo nuestro negocio más tradicional, el de ingredientes nutricionales. AOM produce, a partir de un desecho de la industria de refinación de aceites, ingredientes naturales premium como vitamina E natural, fitoesteroles –un ingrediente para suplementos y alimentos que reducen el colesterol– y tocoesferoles –un ingrediente que protege a los productos alimenticios de la oxidación, estirando su vida útil para mantener todas sus propiedades hasta el final de ella sin tener que usar materiales sintéticos–. En sus inicios, la materia prima era ciento por ciento argentina. Les compramos a los refinadores este material que se consigue al finalizar el proceso de refinación del aceite vegetal (acá básicamente es de soja y girasol) y de una destilación. Es allí donde se saca el 0,25 por ciento del aceite, un material más oscuro que el aceite llamado “destilado de desodorización”. Esa es nuestra materia prima, que como te decía antes, tiene porciones pequeñas de fitoesteroles y tocoesteroles. Entonces eso viene acá en cisternas, lo que importamos de afuera viene en isotanques, como contenedores.

¿Qué medidas medioambientales tienen en la planta?

Tanto nuestros clientes y nuestros certificadores como nosotros mismos exigimos niveles de cumplimiento medioambiental igual o superiores a cualquier normativa. Muchas veces los clientes suelen ser más exigentes que la propia legislación, porque ellos mismos nos auditan. La certificación más reciente es la FSSC 22000, que es básicamente la certificación más alta de seguridad alimentaria. Estamos continuamente viendo cuál sigue. En nuestras salas de envasado y mezclado competimos a nivel global con multinacionales muy grandes. Pensamos no solo qué nos exige hoy nuestro mercado, sino también qué nos va a exigir en el futuro.

¿Cómo garantizan la calidad de la materia prima?

Principalmente, nos auditan para garantizar que sea un material no transgénico. Ellos ven la trazabilidad de ese lote de destilado, con el lote de aceite crudo, con el lote del poroto de soja. Nuestro laboratorio es el que garantiza la calidad a través de procesos y controles, pues debés considerar que nuestros proveedores no invierten en la calidad de un material que es el descarte de otras industrias. En el laboratorio tenemos un grupo de diez personas a cargo de equipos muy sofisticados que sirven para llevar a cabo todo tipo de análisis químicos. Desde el más básico que hacemos acá, que es entender la concentración de la materia prima que entra, la concentración según va evolucionando en las distintas fases del proceso y la concentración final que estamos vendiendo a nuestros clientes.

¿Podrías nombrar algunos productos en los que sería posible encontrar productos de ustedes?

Barritas de cereales o cereales de marcas líderes, bebidas fortificadas con fitoesteroles o suplementos nutricionales con cápsulas de vitamina E. Cosmética también es un sector al que estamos apuntando mucho ahora: cremas con vitamina E, por ejemplo.

¿En qué porcentaje exportan?

Exportamos el 80 por ciento. Las dos regiones donde el consumidor más busca productos naturales, que no sean transgénicos, son EE. UU., Europa y Asia. Por ejemplo, en Japón están prohibidos los antioxidantes sintéticos y solo pueden usar los naturales.