El legado que trae un Juego Olímpico

143

Cinco años pasaron de aquel día en que se anunciaba que Buenos Aires sería la sede, para convertirse esta en la primera ciudad del continente americano en celebrar los Juegos Olímpicos de la Juventud. Se trata de la tercera edición y la primera vez que se hacen fuera de Asia. Las competencias anteriores se realizaron en Singapur en 2010 y en Nanjing en 2014. Lógicamente, este evento es histórico para el país y es una gran oportunidad para mostrar al mundo cómo somos los argentinos. “Es una una gran alegría para nosotros ser sus anfitriones y recibirlos. En toda la Ciudad y en nuestra gente ya se respira el espíritu olímpico. Sus valores nos inspiran a todos los porteños, a los argentinos y al mundo entero”, expresó Horacio Rodríguez Larreta durante la ceremonia.

Al respecto, PRESENTE entrevistó a Juan Manuel Areco, Titular de la Unidad Especial de la Organización de los Juegos Olímpicos de la Juventud para el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. “El ambiente es sumamente festivo y la atmósfera que se respira en la Villa Olímpica es de alegría. Hay espectáculos para toda la familia”, relató.

Al ser consultado sobre la cantidad de deportistas participantes de los juegos, expresó que “vinieron 4012 atletas de todo el mundo, de 206 países acompañados de todo su equipo y staff. Recibimos alrededor de 7000 personas en total”.

Asimismo, se mostró satisfecho por el desarrollo del evento y advirtió sobre los beneficios de ser anfitriones: “Trae más turismo y le da mayor visibilidad al mundo. El legado que trae un juego olímpico, lo que implica ser una ciudad olímpica, el beneficio para el país es muy grande y, específicamente, para la Ciudad de Buenos Aires, que tiene doce días de actividad olímpica en esta hermosa ciudad”.

En este sentido, desde PRESENTE nos parece relevante destacar la responsabilidad social que emerge en estos juegos, tal como lo indicó, Gerardo Werthein, titular del Comité Olímpico Argentino (COA): “Estos son los primeros Juegos con igualdad de género y con muchas más competiciones mixtas, un objetivo buscando por años que nos enorgullece enormemente. El COI está evolucionando, se acerca a un deporte más urbano, saliendo de los estadio y acercándose a la gente”. En esa línea deseó “que estos Juegos unan a los argentinos y nos permitan aspirar a la construcción de un país mejor”.

La organización del evento ha sido vista con muy buenos ojos por parte del Comité Olímpico Internacional (COI) y no se descarta la posibilidad de otorgar la máxima cita olímpica para mediados del 2032.