Por 4to año consecutivo el Argentina Gospel Choir deleitó al público con la energía y pasión que los caracteriza. El show fue un éxito de convocatoria, con entradas agotadas, logrando una recaudación de $96.000 a beneficio de La Casa Ronald, que serán destinados a la compra de colchones y almohadas para la Sala de Padres de Terapia Intensiva dentro del Hospital Garrahan.

Por cuarto año consecutivo el Argentina Gospel Choir, con el apoyo del Espacio Cultural San Andrés y FUNDESCO, se presentó en una función especial a beneficio de La Casa de Ronald McDonald.

El antiguo Templo de Av. Belgrano en San Telmo vibró de energía con los más de 130 cantantes en escena y músicos en vivo, dirigidos por Gerardo Flores y Franco Gandullo, quienes interpretaron un repertorio con temas clásicos de este estilo musical que tuvo su origen en iglesias afroamericanas pero que hoy trascendió y es disfrutado y cantado por muchas culturas en el mundo.

“Ofrecemos muchos shows durante el año, pero uno de los más esperados es este, el de La Casa Ronald; los cantantes, el público, todos nos unidos para disfrutar de la música y para donar nuestro tiempo y dinero por una causa que nos conmueve y amamos apoyar”, sostuvo Franco Gandullo, Director Artístico y Ejecutivo del Argentina Gospel Choir.

Como ya es habitual, las entradas se agotaron rápidamente, pero en esta edición se logró una recaudación de $96.000 que serán destinados a la compra de colchones y almohadas para uno de los diez programas de la Asociación: la Sala de Padres dentro del Hospital Garrahan.

Como todos los años, fue una noche muy especial para nosotros. Sabemos que todos los integrantes del coro cantan desde el corazón y se solidarizan con la causa de La Casa para que más niños y sus familias puedan seguir recibiendo contención en un momento complejo”, expresó Guillermina Lazzaro, Directora Ejecutiva de La Casa.

Con el objetivo de impactar en la salud y el bienestar los niños y sus familias, en estos 25 años de trayectoria se han beneficiado más de 150.000 niños y sus familias, quienes reciben contención emocional, educación y talleres para afrontar su tratamiento.