A partir del 9 de diciembre pasado, apenas finalizó el partido que coronó al Club Atlético River Plate como campeón de la Copa Libertadores 2018, millones de hinchas millonarios de todo el mundo comenzaron a cumplir las promesas que hicieron en caso de que la tan ansiada final tuviera un resultado positivo.

Ignacio Scocco y Enzo Pérez, integrantes del plantel que quedará en el recuerdo, no escaparon de la norma: después de conocer a los chicos de la Comunidad Myba Guaraní durante la 5ta Cena Solidaria de Fundación River, prometieron que en caso de coronarse como Campeones de América viajarían a la provincia de Misiones a conocer el lugar de origen de los chicos que les robaron el corazón esa noche.

Además de ser dos excelentes jugadores, Nacho y Enzo son dos hombres de palabra, por eso, antes del comienzo de la pretemporada que los pondrá a punto para las competencias de lo que resta en el año, interrumpieron sus merecidas vacaciones para cumplir su promesa.

Autoridades de Fundación River acompañaron a los jugadores a conocer la aldea Jasy Porã, donde se encuentra la cancha polideportiva que construyeron en el marco del programa Valores a la cancha, donde se divirtieron compartiendo un partido que quedará grabado en el corazón y la memoria de cada uno de los chicos de la comunidad.

Encabezados por su cacique Roberto Moreira, recorrieron la aldea, participaron de un ritual muy especial en el templo, visitaron la Escuela Intercultural Bilingüe N° 941 y conocieron la cultura local.

“Además de la promesa, lo que nos trajo acá fue las ganas de conocer dónde viven ellos y por suerte, se nos dio la Copa, y la posibilidad de venir a compartir un rato con los chicos”, fueron las palabras de Nacho Scocco.

Puerto Iguazú fue, una vez más, testigo de una jornada inolvidable, donde las promesas se cumplen y los sueños se hacen realidad.