Bajo el lema La creatividad como motor de cambio, la Fundación Prosegur y la Fundación Amigos Museo del Prado (Madrid, España) han desarrollado un curso de Iniciación al Arte en 31 escuelas incluidas en el programa de Cooperación al Desarrollo Piecitos Colorados, que la compañía impulsa en 7 países de Latinoamérica. Este proyecto se ha llevado a cabo gracias al compromiso de 100 voluntarios de Prosegur que formaron el equipo de educadores de arte.

El curso empleó las obras maestras del Museo del Prado como hilo conductor para ofrecer a los alumnos un viaje espacio-temporal que amplíe sus horizontes culturales. La iniciativa se enmarca dentro de la fase de mejora educativa de Piecitos Colorados, que busca proporcionar a menores procedentes de entornos vulnerables, herramientas y metodologías que impacten en su formación integral.

Este proyecto de formación artística reivindica el poder del conocimiento, la imaginación y la capacidad crítica de los más chicos, al tiempo que pone en valor el patrimonio cultural de cada comunidad. Además, transversalmente, el curso trabaja las inteligencias múltiples, (lingüística, creativa, visual-espacial, intrapersonal, etc.) de un total de 1.500 alumnos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay, Perú y Uruguay, y lo llevaron a cabo en contextos tan heterogéneos como escuelas urbanas, rurales, de los pueblos originarios, o con alumnos con discapacidad auditiva.

Voluntarios convertidos en educadores de arte

El rasgo diferencial de este proyecto reside en el equipo de educadores, compuesto por 100 profesionales de la compañía. Los empleados de Prosegur se comprometieron de forma voluntaria con la iniciativa y, para llevar a cabo su tarea, se formaron con los materiales que la Fundación Amigos Museo del Prado elaboró específicamente para este curso (videos, presentaciones y Guía de Capacitación). Su respuesta solidaria a este reto superó todas las expectativas, y es destacable la diversidad de perfiles profesionales que contribuyeron al éxito del mismo.

Por su parte, las escuelas complementaron esta iniciativa con visitas a museos y centros de arte locales siendo en muchos casos la primera vez  que sus alumnos vivían una experiencia de enriquecimiento cultural y personal de este tipo.

Debido a la excelente recepción del Curso, la Fundación Prosegur y la Fundación Museo del Prado de Madrid continúan su colaboración en 2018 para impulsar el proyecto en nuevas escuelas, llegar a más alumnos y apoyar nuevas actividades que sigan despertando el interés por el arte.