Kimberly-Clark –empresa líder mundial en el desarrollo de productos para la higiene y el cuidado personal– reafirma su compromiso para mejorar la vida de las personas mediante una gestión de negocio sustentable, basada en la ética y transparencia empresarial. Esta décima edición del Reporte de Sustentabilidad se realizó bajo los lineamientos del Global Reporting Initiative “Standard”, nivel de conformidad exhaustiva. Dicho reporte, muestra la estrategia de sustentabilidad de la empresa y comparte la gestión del 2017.

“Luego de un año (2017) de celebración por nuestro 25 aniversario en la Argentina, volvemos a mirar al futuro como una gran ventana de oportunidad para seguir transformando la forma en la que producimos, trabajamos e impactamos positivamente en la vida de las personas”, destacó Fernando Hofmann, Director de Asuntos Legales y Corporativos de Kimberly-Clark LAO – Región Austral.

Durante el 2017 la empresa continuó su compromiso con La Posta Sanitaria, el centro de promoción social y asistencia primaria de salud que lleva a cabo junto a la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, ubicado en Derqui, Pilar. En este proyecto de medicina humanizada, se busca trabajar con la prevención, y en 2017 celebraron sus primeros 10 años de actividades. El programa ya alcanzó más de 36 mil consultas médicas y logró capacitar a más de 2.900 personas.

Junto a la Fundación Caminando Juntos, continuó invitando a sus colaboradores a que sean parte activa en el impacto positivo de las comunidades locales, participando en el programa de voluntariado corporativo. Durante 2017 más de 500 colaboradores formaron parte las diferentes jornadas de voluntariado.

En una misma línea, Kimberly-Clark considera que crear valor desde el origen es otro pilar primordial, por eso continuó con el programa “Integrity Project”, destinado a proveedores PYME, en el cual promueve buenas prácticas para lograr altos estándares de calidad y eficiencia. Durante el 2017 el programa se focalizó en la ética e integridad de las compañías. Además de la capacitación presencial, se entregó una guía y un e-learning que fue compartido con todos sus proveedores y clientes pymes.

Además, el compromiso con la comunidad incluye la protección del medioambiente y de los entornos en los que la compañía opera, con acciones concretas de reducción, reciclado y reúso que transforman procesos y productos. Por ejemplo, el 100% de la fibra virgen de los productos está certificada por FSC. Asimismo se logró la reducción del consumo de agua en la planta de Bernal en un 7,3%, un 9% el consumo de energía, un 3,5% de emisiones totales y un 8% en residuos. También se recicló y reutilizó el 85% de los residuos productivos.

'