El pasado 8 de junio, coincidiendo con la celebración del Día Mundial de los Océanos, Grupo Iberostar inauguró su nuevo laboratorio de corales en pleno corazón del Caribe. El laboratorio ha sido concebido para contribuir a la protección de la vida marina frente al aumento global de las temperaturas y para defender la pandemia que está devastando los arrecifes coralinos a pasos agigantados.

La enfermedad que produce la pérdida de tejido del coral pedregoso (SCTLD, por sus siglas en inglés) y cuyo primer brote tuvo lugar en Florida Central en 2014, dejó una estela fantasmal de restos de arrecifes de coral decolorados y se ha expandido ya a México, las Islas Vírgenes de EE. UU., St. Maarten y también a la República Dominicana, donde llegó repentinamente en el mes de marzo.

La Dra. Megan Morikawa, Directora de Sostenibilidad de Iberostar, bióloga marina y Doctora en restauración de corales, presenció la aparición de esta plaga blanca submarina mientras ultimaba, junto con su equipo, los preparativos para el nuevo laboratorio de arrecifes de coral en la República Dominicana. Avanzando a un ritmo sin precedentes, Iberostar, junto a la ayuda de un grupo de miembros de la comunidad científica, el gobierno dominicano y varias ONG, entre otros, terminó el laboratorio en el plazo de un año, justo cuando la enfermedad del coral empezaba a infectar los arrecifes locales, ocho meses antes de lo esperado.

El Coral Lab albergará inicialmente 10 especies y 180 corales individuales (la mayoría de instalaciones similares solo cuentan con unas pocas especies). Construido en lo que funcionaba como un espacio para hacer yoga y en primera línea de mar, el centro opera bajo unos estándares científicos rigurosos, aunque está abierto a clientes de los hoteles y visitantes, como parte de las tareas de concienciación y educación que Iberostar está impulsando. Los niños, a través del programa de entretenimiento Star Camp que impulsa la cadena, también están invitados a visitarlo y a convertir el momento en un divertido aprendizaje sobre el medio ambiente.

El Coral Lab es el esfuerzo más reciente que Iberostar ha realizado en salud costera, como parte de su movimiento Wave of Change, una triple iniciativa destinada a proteger los océanos y fomentar el turismo responsable, que incluye:

  1. Sustituir los plásticos en los 120 hoteles de Iberostar para el año 2020 reinventando cada uso, desde las pajitas y las cápsulas de café hasta los uniformes de los empleados en una tentativa por establecer una economía circular.
  2. Promover el consumo responsable de pescado. Entre otras medidas, Iberostar ha llegado a un acuerdo con WWF, FishWise y los proveedores locales de pescado para evaluar el riesgo, la responsabilidad y la sostenibilidad de la cesta de la compra. El objetivo es ofrecer en sus cartas productos que no dañen la evolución de las especies.
  3. Mejorar la salud costera, incluida la restauración de manglares en la República Dominicana, reuniendo a un equipo de científicos expertos en conservación costera, entre ellos la Dr. Morikawa y otros científicos de la Universidad de Stanford y la UC Santa Bárbara.

Con un compromiso que apela no solo a los 32.000 empleados del Grupo sino también a los 8 millones de clientes que recibe cada año, Iberostar tiene un poder único para inspirar a las personas y a sus homólogos de la industria con el objetivo de impulsar un cambio generalizado a través de su compromiso real y cuantificable con el medio ambiente.