¿Cómo pueden los libros y la educación cambiar la historia de una persona? Partiendo de esa reflexión, Itaú Unibanco realizó el evento “Itaú presenta: Malala” el pasado lunes, 9 de julio, en el Auditorio Ibirapuera, en la ciudad de São Paulo. Y nadie mejor que Malala Yousafzai, activista paquistaní, estudiante y la persona más joven que haya recibido un Premio Nobel de la Paz, para inspirar el debate. Cuando tenía 15 años, el Talibán disparó contra Malala por manifestarse en contra de la prohibición de la educación de las mujeres. Ella se recuperó, siguió luchando y ahora, como cofundadora del Malala Fund, está construyendo un movimiento global que garantice a las niñas doce años de estudios.

Adriana Carranca, periodista y autora del libro “Malala, la niña que quería ir a la escuela”, fue la moderadora de este encuentro de Malala con mujeres que ocupan una posición destacada en la defensa de la educación de los niños y mujeres de Brasil. Juntas, discutieron de qué manera la educación puede cambiar el mundo.

El evento giró alrededor de cuatro temas clave: beneficios de la lectura, lazos familiares, empoderamiento femenino y diversidad en la educación. El encuentro transcurrió en el Auditorio Ibirapuera al que asistieron niños de escuelas públicas, miembros de ONG que defienden la educación en Brasil y líderes de las áreas de educación y cultura.

Malala dividió el palco con la escritora Conceição EvaristoTia Dag (Dagmar Rivieri), educadora que creó la Casa do Zezinho, espacio que brinda oportunidades de desarrollo a niños y jóvenes en situaciones de gran vulnerabilidad social; Tábata Amaral, activista en favor de una educación de calidad para todos los brasileños y cofundadora del Movimento Mapa Educação; y Ana Lucia Villela, presidenta del Instituto Alana y primera mujer que ingresó en el Consejo de Administración de Itaú Unibanco.

“Con su sensibilidad y fuerza, Malala consigue inspirar profundas transformaciones individuales y colectivas”, comentó Ana Lucia Villela. “Lo que más me gusta de su mensaje es que ella va siempre al quid de la cuestión y dice lo que tiene que ser dicho. Es como si mantuviera la franqueza, la claridad y la sensibilidad de los niños. El mundo solo será el que soñamos cuando realmente todas las mujeres tengan la oportunidad de participar en su construcción”, afirmó la presidenta del Instituto Alana y consejera de Itaú Unibanco.

“En Itaú Unibanco estimulamos el poder de transformación de las personas. Invitar a Malala a venir a São Paulo refleja claramente ese compromiso. Nuestro encuentro con ella está en sintonía con una de las grandes causas que Itaú defiende, la educación, además de otros grandes móviles del banco, como la diversidad y el empoderamiento femenino. No me cabe la menor duda de que la visita de Malala será muy productiva e inspiradora”, concluyó Claudia Politanski, vicepresidenta y miembro del comité ejecutivo de Itaú Unibanco.