Al utilizar tecnologías de reconocimiento facial de vanguardia y un sistema interactivo de voz, la máquina VenCycling hace que la compra y el reciclaje de una variedad de bebidas de Coca-Cola sean más eficientes e inteligentes. Con una sonrisa a flor de piel y dos emotivos “ojos”, uno que distribuye bebidas y otro que recolecta envases usados, la máquina ofrece un incentivo inteligente para que los consumidores puedan reciclar. A cambio de devolver latas usadas o botellas de plástico a la máquina, los consumidores reciben créditos, principalmente a través de dispositivos móviles, para bebidas o productos fabricados con plástico reciclado.

“Prevemos un sistema que permita que las máquinas expendedoras también recojan envases usados”, explica Shell Huang, vicepresidente de I + D de Coca-Cola Asia Pacific, que presentó la innovación en Summer Davos en Tianjin, China. “Ayudará a mejorar la concientización sobre el reciclaje entre los consumidores y a fomentar los hábitos de reciclaje”.

Innovaciones como la máquina VenCycling respaldan la visión de “Un Mundo sin Residuos” de la Compañía Coca-Cola para ayudar a recolectar y reciclar el equivalente al 100 por ciento de los envases que pone en el mercado para 2030.

Peiyuan Guo, cofundador y gerente general de SynTao, un grupo de consultoría especializado en finanzas verdes, explica que una forma de fomentar el desarrollo sostenible es replantear los plásticos como un recurso de fabricación con una vida post-botella, demostrar cómo los plásticos reciclados pueden transformarse en otros bienes de consumo.