El Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad celebra el aniversario N° 32 de la Reserva Ecológica Costanera Sur mañana a las 15 h, en el marco del Día Mundial del Medio Ambiente. El 5 de junio de 1986, a través de la ordenanza 41.247/88, el gobierno de la Ciudad creó esta Reserva, siendo la primera Área Natural Protegida de la Ciudad de Buenos Aires con 350 hectáreas.

“Es muy gratificante contar con este gran espacio verde. Trabajamos a diario en su cuidado y mantenimiento para que los vecinos puedan disfrutarla al máximo y conectarse con la naturaleza. En los últimos años aumentó la cantidad de visitantes, llegando a más 35.000 personas por fin de semana y un estimativo anual de casi 1.000.000”, expresó Eduardo Macchiavelli, ministro de Ambiente y Espacio Público porteño.

Con motivo de esta celebración, se realizará la plantación de 50 especies autóctonas junto a alumnos de 6° y 7° grado de la  Escuela Primaria Nº 20 de 5 “Nieves Escalada de Oromi” y se dictarán talleres sobre la flora y fauna del ecosistema local.

La Reserva Ecológica Costanera Sur trabaja en la conservación y la preservación de este espacio que es el hogar de aves, mamíferos, insectos y plantas, y que es también el lugar que tienen los porteños para hacer ejercicio, disfrutar de un paseo en bici o, simplemente, unos mates frente al río.

Por su parte, en el último tiempo se incorporó nuevo mobiliario de materiales reciclados en aéreas de descanso, baños y puestos de vigilancia. Además, la Reserva cuenta con un palmar de la especie pindo, que fueron recuperadas del Paseo del Bajo. En total son 8 palmeras que miden entre 8 y 12 metros, y cuentan con un monitoreo permanente.

A su vez, en la Reserva se logró la recuperación del borde costero, convirtiéndola en el primer espacio verde de la ciudad en contar con una playa natural. Esto favorece la concentración de especies animales y vegetales y evita en parte, la erosión costera. También, quienes la visitan pueden apreciar el recuperado Paseo de la Rambla, ex balneario Buenos Aires, un nuevo espacio muy concurrido por la cercanía a la Laguna de los Coipos donde se pueden observar las aves en estado de libertad.