Conversamos con Diego Manusovich, Director de la agencia FORO 21, quien acaba de publicar su primera novela, El Pedagogo, libro que relata las aventuras de Troy Helguera, un intrépido profesor  de la ciudad de Trevelin, quien, inspirado en las enseñanzas de Comenio, busca generar cambios profundos en nuestra sociedad.

¿Cuándo nace la idea de escribir El Pedagogo?

Fue así, llevé algunos libros a las vacaciones familiares en la playa. Eran recomendados por algún librero ocasional. Al terminar el segundo, y no darle más de un “aceptable” a regañadientes, decido leer la contratapa. Me encuentro absorto con una serie de elogios totalmente exagerados. Al finalizar le digo a mi esposa “voy a empezar una novela”. Y así fue, volvimos al hotel, agarré mi computadora y no paré durante 19 días.

¿En qué cosas te inspiraste a la hora de desarrollar esta historia?

Imaginé a un sujeto con pasta de héroe, pero a través de herramientas intelectuales y no físicas. Traté de ensamblar los ideales de alguien que anhela el desarrollo de las comunidades, con cierto talento para descubrir herramientas pedagógicas de cambio. Vinieron a mi mente mis héroes amorosos de la infancia como El Zorro, Batman, el Llanero Solitario, etc., pero sólo desde la dimensión humanista y amante de la justicia. El Pedagogo es un hombre pacífico y deseoso de cambio social.

¿Por qué decidiste ambientar la novela en dos paisajes tan disímiles como lo son París y Trevelin?

Bueno, en varios aspectos la historia y sus protagonistas se desarrollan en ambientes ambivalentes. La parsimonia de una cabaña en la cordillera tiene que ver con un tipo de vida rural y en armonía con el medio ambiente. Es un espacio-tiempo despojado de los ajetreos y las desmesuras urbanas. En cambio París aparece, como toda gran ciudad, expresando todas las contradicciones de un sistema al borde de los desquicios modernos. Francia está sumida en el otro extremo de la felicidad de la montaña, y ese pendular también habla de un personaje mitad sereno y amante de la siesta, y a la vez sediento de aventuras en donde pueda mejorarse en algo, la convivencia humana.

Troy, el protagonista, ¿podría considerarse una especie de “héroe de la responsabilidad social”?

Sí claro, el Profesor Troy Helguera es un Pedagogo con una gran sensibilidad social que disfruta intelectualmente cuando logra resolver un dilema comunitario. Es una especie de investigador romántico, un Sherlock Holmes humanista que no para hasta encontrar las herramientas y los caminos para generar progreso común.

¿Aplicás las enseñanzas de Troy en tu vida cotidiana, o a través de tu propia empresa, FORO 21?

Sin dudas Troy es nuestro “alter ego”. En FORO 21 somos pedagogos y él, si se quiere, es la suma de nuestros deseos profesionales. ¿Quién no quisiera resolver las encrucijadas sociales con la sabiduría que pone a rodar en cada aventura?

¿Qué opinión te merece el actual desarrollo de la responsabilidad social en la Argentina?

Mucho mejor de lo que creíamos, pero insuficiente para lograr los cambios que soñamos. Creo que nuestras empresas y nuestras instituciones en general podrían hacer mucho más por promover el desarrollo en las comunidades. Aún hay empresas con un gran perfil comercial y con marcas reconocidas, que recién se están haciendo las primeras preguntas sobre cómo ser útil en la sociedad en la que llevan adelante sus negocios. El crecimiento de la RS es constante y alentador, pero insuficiente en relación a la gran cantidad de problemas educativos de todo orden que cruzan a nuestras poblaciones.

¿De qué manera la historia de El Pedagogo aporta al desarrollo de esta temática en el país?

El Pedagogo es una saga que intenta demostrar que muchos de los problemas sociales y políticos que atraviesan nuestros países en vías de desarrollo, dependen de simples ideas que pongan de relieve una nueva cosmovisión del ser humano. ¿Puede descubrirse una fórmula novedosa de Democracia? ¿Y si los políticos cambian sus formas de comunicación con la gente reemplazando afiches y panfletos remanidos por novedosas propuestas de reflexión familiar? ¿Y si se descubre una nueva herramienta en donde el pueblo decide en forma directa, cómo administrar los recursos del estado? Estos son algunos de los problemas que encuentran novedosas respuestas en la novela.

¿Cuál es el mensaje que querés transmitir a través de este libro?

Que las arquitecturas sociales y políticas de un país, una provincia o una ciudad, dependen de ideas y valores que promuevan reflexión social. Pensar en el ser humano desde toda su potencialidad intelectual y emocional es volver a creer que podemos levantarnos de nuestras frustraciones colectivas y lograr mayores niveles de justicia y equidad social. Si confiamos en nuestros valores más profundos y los entrelazamos con diferentes herramientas innovadoras de cambio, lograremos que nuestras comunidades -representantes y pueblo- podamos aspirar a crecer colectivamente.

¿Quiénes te gustaría que sean tus principales lectores?

Todos aquellos que tienen cierta sensibilidad social, especialmente funcionarios y líderes sociales, profesionales o empresarios que se hacen preguntas recurrentes acerca de cómo podemos mejorar nuestras sociedades.

¿Tendremos más aventuras de Troy en el futuro?, ¿podés adelantarnos algo?

¡Por supuesto! Ya están escritas las próximas dos aventuras El Pedagogo y el caso del fin del mundo y El Pedagogo y el caso de la Venecia de oriente. En cada libro, el protagonista se ve envuelto en un problema social diferente que demanda toda su potencia intelectual y humana para resolverlo. En cada libro, la historia del Pedagogo Troy Helguera, se agiganta.

El libro estará disponible en las librerías de Capital Federal y de Gran Buenos Aires a partir de la semana del 3 de octubre.