La vicepresidente y responsable de RSE de Savant, Ivanna Mandolesi, relata algunas de las actividades de RSE que realiza el laboratorio, sobre todo en relación al cuidado de la salud de los colaboradores y de la comunidad.

Ivana Mandolesi explicó a PRESENTE que, en Savant, las “decisiones de negocio son abordadas desde la mirada social, ambiental y económica”. Y es por este camino en el que se desarrolla la visión responsable de la empresa: “el hecho de ser sustentables reduce los costos operativos, las acciones de RSE focalizadas especialmente en reducir la contaminación del medio ambiente logran reducir los gastos y la improductividad”.

1. ¿Cuál es tu visión global y la de la compañía sobre la RSE en la Argentina?

En Savant, estamos orgullosos de llevar adelante una gestión sustentable y es la esencia de nuestra estrategia corporativa. Savant es una compañía joven, apasionada, dinámica, en donde la actitud frente al cambio nos destaca e identifica. Entendiendo que la sustentabilidad empresarial es un reto a la innovación, a la creatividad y a la eficiencia en los procesos productivos y comerciales; en el cumplimiento de esos retos, hemos encontrado que existe una tendencia del mercado a preferir marcas comprometidas con el medio ambiente y que sean socialmente responsables en el entorno donde actúan.

Teniendo en cuenta estas premisas y bajo el paraguas de nuestros pilares de responsabilidad corporativa, consideramos como prioridades estratégicas y asuntos claves para el corto y mediano plazo agregar valor al presente para generar el bienestar de futuras generaciones, colaborando con el progreso de la comunidad donde la compañía tiene operaciones y motivados por la certeza de que tenemos una obligación ética con la sociedad. A su vez, implementar las mejores prácticas ambientales para los procesos, continuar trabajando en las tecnologías a fin de incrementar la competitividad de nuestros productos. Valoramos cada aporte que los stakeholders o partes interesadas de Savant puedan hacer por la búsqueda conjunta de este objetivo.

2. ¿Qué acciones en materia de responsabilidad social y sustentabilidad están llevando adelante en este momento y cuáles han sido las más relevantes?

En Savant, contamos con un programa especial de RSE llamado ActivaRSE Savant en el cual hacemos foco en dos pilares: salud y educación. En dicho marco, ofrecemos actividades relacionadas al cuidado de la salud de los colaboradores y la comunidad, como controles médico periódicos y charlas instructivas. También contamos con un plan de OH&S, en el que trabajamos día a día para generar contextos laborales seguros y saludables para nuestros colaboradores. Por otro lado, llevamos adelante donaciones de medicamentos a instituciones y provincias necesitadas. En el ámbito de la educación, tenemos un programa de voluntariado donde trabajamos con todas las instituciones escolares del sector donde armamos proyectos en conjunto para poder lograr un mejor nivel educativo. Además, somos miembros fundadores de la Fundación Córdoba Mejora.

3. Dichas acciones, ¿están alineadas con las estrategias de negocio de la compañía?

En Savant hemos asumido, desde un inicio, el compromiso con una gestión orientada a la sustentabilidad, focalizándonos en el largo plazo. Es por ello que nuestras decisiones de negocio son abordadas desde la mirada social, ambiental y económica. Asimismo, en cada acción, se reafirma nuestro compromiso con el cumplimiento de los más altos estándares de calidad que contribuyen al éxito prolongado en el tiempo.

4. ¿Existen propuestas dentro de la empresa para que los empleados puedan participar de iniciativas de RSE?

El Programa de Voluntariado presenta distintos proyectos donde el colaborador que quiere sumarse elige donde puede agregar más valor, lo que lo moviliza interiormente para poder participar. En este año contamos con trece proyectos en los colegios primario, secundario, jardín y guardería, que trabajamos en conjunto con voluntarios de Savant, aportando tiempo, gestión y capacitación. Algunos de estos proyectos fueron dirigidos a los docentes y otros a los alumnos.

Somos partners de Junior Achiviement en el dictado de programas para jóvenes emprendedores en escuelas secundarias y nuestros colaboradores dictan dicho programa donde se transmiten condiciones y valores de un emprendedor contextualizado en los medios en los que una persona actúa, desde el ámbito personal y familiar, hasta el nacional y mundial.

5. ¿Qué mensaje les darías a las empresas que aún no han desarrollan esta área y que desean dar el primer paso hacia la sustentabilidad?

Hoy en día, la responsabilidad social es una herramienta fundamental para lograr el éxito y la sostenibilidad de cualquier empresa es una filosofía aplicable para hacer las cosas, debe ser parte de la cultura. En mi opinión, orientar los esfuerzos de la empresa solamente a producir resultados basados en las teorías de producir y vender más con el mínimo costo, sin importar el impacto social, es a lo largo del tiempo, el peor negocio del sector productivo que busca la rentabilidad. Por eso, soy ferviente defensora de la gestión responsable por parte del empresariado. Todos sabemos que la responsabilidad social de la empresa es una combinación de aspectos legales, éticos, morales y ambientales, y es una decisión voluntaria, no impuesta, aunque exista cierta normatividad frente al tema.

Es importante tener presente que una organización considerada socialmente responsable incrementa la imagen positiva que tienen sus usuarios y clientes. Es muy posible que los consumidores de una entidad con íntegra reputación aumenten su compromiso. Por otro lado, enriquece la relación con el ambiente y aumenta la influencia de la organización en la comunidad: difundir información honesta y concreta y realizar acciones socialmente comprometidas ayuda a la imagen de la compañía frente a la comunidad central y aporta nexos que pueden desatar proyectos sociales conjuntos. Y, por último, no es menor que el hecho de ser sustentables reduce los costos operativos, las acciones de RSE focalizadas especialmente en reducir la contaminación del medio ambiente logran reducir los gastos y la improductividad. No hay lugar para que una empresa crezca, sino hace crecer su entorno. Debe haber una simbiosis, una relación de ayuda o apoyo mutuo para un bien común.

6. ¿Cómo se puede lograr para provocar un cambio cultural para que la responsabilidad social forme parte de la cultura de nuestra sociedad?

Partiendo de la base que la responsabilidad social individual es la conducta ética del ciudadano para consigo mismo y con su entorno, y que va mucho más allá del cumplimiento de las obligaciones legales. Debemos puntualizar que está relacionada con nuestra actitud en el hogar, con nosotros mismos, con nuestra familia, con nuestros amigos, con el ambiente, con el trabajo, con nuestros vecinos y con el resto de la sociedad. De a poco se va inculcando, capacitando en los colegios y luego los niños son los que enseñan en sus casas a los adultos a reciclar, reutilizar, son los que piensan en “el otro” con mayor facilidad que los adultos. El cambio requerido es bastante profundo.

Cambiar la cultura no es tarea del corto plazo, pero está en nuestras manos hacerlo posible para generaciones venideras.