Con una amplia trayectoria en materia de RSE, Fernando Solari, director de solariScope, nos brindó la visión de la consultora sobre la materia. 

Fernando Solari integra el Ranking Top 100 RSE de las personas más influyentes en materia de RSE, Sostenibilidad, Inversión Socialmente Responsable, Buen Gobierno y Reputación Corporativa en el Mundo Hispano. En esta entrevista, nos enriquece con su concepción acerca de la RSE.

1. ¿Cuál es tu visión global y la de la compañía sobre la RSE en la Argentina?

Ambas visiones son coincidentes en la creencia de que el término de RSE suele contener prácticas de lo que llamo, con respeto y cariño, “Filantropía Tuneada”; en lo que creemos es en que la sustentabilidad ofrece un diferencial competitivo al tiempo de generar valor tanto para las empresas que la aplican como para la comunidad de la que forman parte. Argentina y el mundo están dando pasos firmes en ese sentido, con variaciones de ritmo e intensidad, pero en el sentido apropiado.

2. ¿Qué acciones en materia de RSE y sustentabilidad están llevando adelante en este momento y cuáles han sido las más relevantes?

Aplicamos las metodologías que tenemos desarrolladas. “Talentariado” es uno de los casos, que tiene el fin de retener a nuestros talentos y ayuda a la comunidad de forma tal que luego de nuestra intervención se diluya la necesidad de ayuda que demandó nuestro aporte. La acción, que en su momento fue reconocida por el Foro Ecuménico Social como el “Emprendedor Solidario en categoría Ética”, la continuamos aplicando para incrementar su área de cobertura y, por lo tanto, sus aportes de valor sostenible. Tenemos una cuota permanente de ayuda a organizaciones de todo tipo que no estén en condiciones de contratarnos, pero que hagan un aporte de valor a la comunidad que podamos potenciar. A las seleccionadas, les brindamos valor capacitante para que puedan seguir adelante enriquecidas y con autonomía.

3. Dichas acciones ¿están alineadas con las estrategias de negocio de la compañía?

Forman parte de nuestra estrategia de negocio y del espíritu de nuestra consultora. La metodología para resolver desafíos comunitarios con la ayuda de la comunicación está publicada en un libro editado por Granica, titulado Lazos Comunicantes, que ofrece el paso a paso para que pueda ser aplicado por quien lo desee —o necesite— sin depender de nadie. Talentariado lo tenemos publicado en una web [www.talentariado.com] bajo licencia Creative Commons para que pueda ser puesto a favor de quien lo necesite con libertad. Nuestros servicios profesionales exceden la aplicación de metodologías propias, poniendo las mejores herramientas disponibles en el mercado a favor de la creación de valor para las empresas y enriqueciendo a las comunidades de las que forman parte.

4. ¿Existen propuestas dentro de la empresa para que los empleados puedan participar de iniciativas de RSE?

Talentariado involucra al personal para que, a sus ganas y voluntad, le sumen sus talentos y logren intervenir de forma tal que los cambios que ayudan a producir sean de valor, sostenibles y replicables en forma autónoma.

5. ¿Qué mensaje le darías a las empresas que aún no han desarrollan esta área y qué desean dar el primer paso hacia la sustentabilidad?

Que resistan la tentación de hacer “Filantropía Tuneada”, esto es, que no donen, ni regalen ni ayuden pensando que tienen que parecerse a una ONG para que la comunidad los acepte. Si son capaces de trazar un plan estratégico de forma tal que la ayuda sea sostenible e incluya a la empresa y vaya en sentido de su misión, en un tiempo corto verán cómo el enriquecimiento que generan es simultáneo y favorece al mismo tiempo a la comunidad y a la empresa.

6. ¿Cómo se puede lograr para provocar un cambio cultural para que la Responsabilidad Social forme parte de la cultura de nuestra sociedad?

A través de la generación de cambios de valor que enriquezcan a todos los que intervienen sin que sea necesario resignar ni compensar, porque claramente no se trata de perder un poco para evitar reclamos o compensar con generosidad el abuso que llevó a cabo. Llevamos milenios ayudando de forma tal que el auxilio sigue siendo necesario y esa es una de las señales de que no tenemos que versionar más la forma de intervenir en la comunidad ni cambiarle la etiqueta: hay que actuar de forma diferente. Nosotros estamos avanzando en ese sentido y, por cierto, no somos los únicos. Si le bajamos la estridencia a las repeticiones —competencia por superar los montos de las donaciones entre otras acciones que captan la atención— descubriremos mucho material para avanzar a favor de todos y generar valor para todos.