Carlos Bargiela: “Siempre es bueno tener quien nos cuide”

450

Así de fácil resume la gente de METLIFE lo que ofrecen a sus clientes. Resulta tan obvio que asusta y reconforta: asusta si no lo tenés, reconforta si sabés que alguien está velando por vos y los tuyos. Tuvimos la oportunidad de conversar largo y tendido con Carlos Bargiela, CEO de METLIFE para Argentina y Uruguay; un contador de 49 años, padre de familia que bien podría ocupar el lugar del “hombre común y corriente” que analiza las posibles variantes que les puede deparar el destino a él y a su familia.

¿Por qué pensás que te eligieron para este puesto?
Un buen líder, para mí, genera confianza. Me parece que es un punto fundamental. Es una de las razones, además, por las cuales me eligieron para este rol: desarrollar una visión de largo plazo, armar equipo, constituir una visión compartida dentro de la empresa y llevar a la gente en forma mancomunada bajo los lineamientos de nuestra estrategia. Creo que los líderes tenemos que lograr eso en la organización, desarrollar el mayor potencial de nuestros equipos. Eso tiene que ver con la transparencia, con la verdad, por dura que sea. Y desafiarnos como equipo con metas altas, con estándares de calidad a la altura de lo que demanda la era moderna de los negocios y siempre con el foco en el cliente. Entiendo que me eligieron por eso.

¿Qué es para vos la responsabilidad social empresaria?

Involucra para mí muchas perspectivas. Por un lado, lo que nuestra corporación puede darles no solo a los clientes, sino a las sociedades en las que interactuamos y a la industria en general. Asumimos un rol de liderazgo en este tema, que implica la inclusión financiera y el compromiso en el largo plazo con el medio ambiente. La inclusión financiera es de los puntos más importantes. Pasa mucho por lo que hacemos por las familias, por el hecho de que pueden vivir mucho más tranquilas con los productos que existen hoy en el mercado. Desde la Fundación METLIFE invertiremos en los próximos cinco años la suma de 200 millones de dólares en programas educativos y también en iniciativas integradas con el sector privado para favorecer la inclusión financiera. En Latinoamérica es exactamente igual en todos los países en los que operamos. Tenemos más de 8400 colaboradores. En la Argentina contamos también con un programa de voluntariado llamado “MetHelps” en el que más del 80 por ciento de nuestros empleados está involucrado. Dentro de este programa, mediante la “Jornada Solidaria” nuestro equipo ayuda a alguna institución educativa. Hemos impactado en la vida de más de 4000 chicos en las últimas tres ediciones, mejorando las condiciones de infraestructura en esas instituciones, pues durante toda la jornada pintamos, armamos muebles y los asistimos de diversas maneras. Es una experiencia que le colma el corazón al equipo. También trabajamos con las fundaciones Forge e Integrar con actividades de entrenamiento para chicos de entre 17 y 20 años, los cuales generalmente son de lugares marginados. A ellos tratamos de darles herramientas para que puedan pelear mucho mejor su acceso al mercado laboral. También colaboramos con la Fundación Caminando Juntos, con un programa que se llama “Invertir Vale la Pena”, en el cual se involucra nuestro equipo directivo pues les brindamos a esos chicos capacitaciones sobre liderazgo, marketing, recursos humanos, temas legales, económicos o financieros. Este año comenzamos a trabajar con la Fundación Hábitat en la construcción de viviendas. Y, por último, tenemos las actividades de probono en las cuales nuestros abogados asesoran de manera gratuita a instituciones civiles que lo necesitan y jamás podrían pagarlo.

¿Cómo hacen para convocar a los voluntarios?

Hacemos la invitación y se suman espontáneamente. Hemos creado el rol de “embajador” de MetHelps que los compromete a ser líderes no solamente dentro de su equipo, sino dentro de la organización, contribuyendo de manera activa. Son más de 400 personas las que están dentro de este programa y en ellas está la semilla de seguir evolucionando y potenciando este compromiso que tenemos con la sociedad y con el ámbito en el que desarrollamos nuestra actividad. Todos los años se suman más voluntarios y se multiplican los proyectos.

¿Cómo entusiasmarías a una persona para que se sume al equipo de METLIFE?

Nuestro negocio es un negocio de gente, tiene que ver con el capital humano. Para poder hacer algo distinto debemos tener muy buena gente y muy buenos equipos. Somos líderes, y esa persona podría aprender mucho trabajando con líderes, porque los líderes marcan un sentido, un norte dentro de la industria. METLIFE es una compañía que no tiene límites, no trabaja sobre la idea de estancamiento; hay mucha rotación e interacción en términos de diversidad cultural, de proyectos, de geografías. Aquí se vive la globalidad, la regionalidad, esto de poder estar en una compañía moderna.

¿Qué legado te gustaría dejar en tu vida?

Lo que deseo es haber impactado positivamente en la vida de todos. Haberle dado lo mejor que tengo a la gente. Disfruto eso, me gusta mucho poder conectar de una manera intensa con mi hija, con mi mujer, con mis padres, con mis distintos amigos, del colegio, de la facultad, de siempre. Hago un culto de la amistad. Lo que he disfrutado mucho de mi experiencia corporativa es poder haber dejado equipos. Me gustaría mirar para atrás y poder observar todo lo que hicimos juntos. Así que te diría que lo que más disfruto es poder tener esa experiencia donde uno dice “Esta época que vivimos juntos fue intensa”.