PRESENTE dialogó con la arquitecta María Carolina Maciel, CEO y fundadora de MD3, quien nos ofreció la visión de la empresa acerca de la RSE.

Cuando el concepto de RSE recién estaba asomando, María Carolina Maciel y su equipo buscaron idear un negocio que sea sustentable en sí mismo. Así, surgió MD3, una empresa que realiza stands con valor sostenible.

1. ¿Cuál es tu visión global y la de la compañía sobre la RSE en la Argentina?

Argentina ha avanzado mucho y vemos que este tema está presente en la agenda de muchas organizaciones. Nosotros como empresa empezamos hace 6 años a pensar en la sustentabilidad y a cambiar nuestras prácticas y, en función de esto, desarrollamos un modelo de negocio con triple impacto, aplicando el design thinking, logramos idear un servicio que agrega valor social y ambiental a la acción comercial.

Percibimos que hubo un avance o toma de conciencia, desde ese momento hasta hoy, otra “receptividad” al plantear nuestro modelo de negocio. Hoy las empresas cuentan con puestos de sustentabilidad y presupuesto asignado para desarrollo de actividades, lo cual hace un par de años no existía. Esto evidencia que no solo es una tendencia o moda, sino que es una forma de hacer negocios que ha venido para quedarse. El camino no está escrito y hay mucho por hacer y aprender.

2. ¿Para poder realizar acciones de RSE, es necesario contar con una gran infraestructura?

Para realizar acciones de RSE se necesita antes que nada la “decisión” de actuar en ese camino. No importa la escala de la empresa, ni la cantidad de empleados. Todos estamos inmersos en una sociedad y somos responsables de lo que generamos, con lo cual, desde un ama de casa hasta cualquier directivo están involucrados en este tema.

3. ¿La compañía desarrolla anualmente algún tipo de informe o de reporte sustentabilidad?

MD3 está en proceso de certificación como Empresa B (BCorp: “las mejores empresas para el mundo”), con lo cual conlleva a que cambiemos nuestro modelo de negocios tradicional hacia uno de triple impacto, que implica que en todas nuestras prácticas consideremos además de lo económico, el aspecto social y medioambiental. Anualmente tenemos soporte y evaluaciones para chequear esta certificación.

4. ¿Cuáles son las virtudes que debe tener una persona que lidera un área de RSE?

Tener un área de RSE y una persona a cargo implica que la empresa reconoce la importancia de la temática por un lado y, por otro, que existe un espacio donde tratar todas estas cuestiones. El gran desafío, a nuestros criterio, consiste en que la RSE transversalice todas las áreas y acciones de la empresa y no quede solo circunscripta a un sector, sin conexión con el resto.

5. ¿Trabajan en este momento a la par con alguna ONG?, ¿qué tipo de acciones desarrollan en conjunto?

Sí, estamos trabajando en particular con una asociación civil, buscando integrarnos en los proyectos que ellos desarrollan y sumarlos a los nuestros, desde acciones de comunicación y difusión, donación de insumos y mobiliario, etc. Nuestro modelo de negocios, como Empresa B, tiene un “anclaje” en la comunidad, con lo cual trabajamos a la par de distintas organizaciones de la sociedad civil en función de los distintos proyectos que llevamos adelante.