Los trenes a buena marcha

428

Con cambios que ya se aprecian y otros muchos por venir, Marcelo Orfila, Presidente de Trenes Argentinos, nos presentó varios proyectos, haciendo hincapié en la Red de Expresos Regionales, una megaestación central debajo del Obelisco.

Hace años, un chiste decía que el Obelisco se mantenía de pie porque los subtes le hacían cosquillas. En el año 2025, el chiste habrá cambiado la palabra “subtes” por “trenes”. El proyecto RER (Red de Expresos Regionales) contempla una megaestación central que unirá, 28 metros por debajo de Obelisco, varios ramales de trenes para que un viajero pueda ir, por ejemplo, desde La Plata hasta Pilar. Habrá trenes más seguros, mejor equipados, con guardas amables y respetados, con estaciones bien cuidadas con lindos locales comerciales. Básicamente, un sueño que todos los usuarios hemos tenido alguna vez. Marcelo Orfila, Presidente de Trenes Argentinos, nos recibió en su oficina de Retiro e hizo un balance de su gestión. Con proyectos ambiciosos apoyados desde el Ministerio de Transporte, tiene la faraónica labor de recuperar la mítica historia de los trenes en nuestro país.

¿Qué es para vos la responsabilidad social empresarial?

Tiene que ver con mejorar la calidad de vida de la gente, y no solamente de los usuarios de nuestros servicios, sino de toda la comunidad en general. Un millón y medio de personas toman el tren en un día hábil, y de no llegar en horario a sus trabajos, por ejemplo, pueden perder su presentismo. Por eso estamos invirtiendo para bajar el tiempo de viaje y aumentar la capacidad del transporte. Esas acciones hacen que la gente pueda viajar en menos tiempo, más rápido y de manera más segura. Le estamos quitando una preocupación de la cabeza, la del transporte para llegar a su trabajo, al hospital, a la escuela, a la universidad o a cualquier sitio donde desarrolle sus actividades diarias.

¿Cómo tenés un feedback real de lo que siente el usuario?

Dos veces por semana yo salgo a andar en tren, es parte esencial de mi trabajo: el servicio, hablar con los pasajeros y con los empleados. Ese es mi mundo; y la mejor manera de conocerlo, de entender el negocio y las necesidades es viviendo el tren como un usuario más. En mi vida profesional, siempre que me tocó interiorizarme en una industria diferente, adopté esta estrategia, la de meterme en el corazón, conocer los pormenores para luego poder conducir la compañía. En el caso de los trenes, la gente ya está viendo mejoras sustanciales. Incluso, cuando las obras dificultan el servicio o lo demoran, los usuarios empiezan a ver que es porque estamos trabajando para mejorarlo. Pasó en Retiro, cuando estábamos con la estación funcionando a un 33 por ciento mientras pasaban por día 60.000 personas; o pasa hoy en el San Martín. Estamos llevando un 40 por ciento más de gente que hace dos años. Tenemos diez puntos más de puntualidad y un 25 por ciento más de servicios. Evidentemente, cuando el tren empieza a funcionar mejor, comienza a viajar más gente. En definitiva, las encuestas que hemos hecho, que han sido más de 18 mil en lo que va de este año, nos han evaluado en nueve puntos a diferencia de 2014, cuando estábamos en 4,6 puntos. Venimos subiendo año tras año, básicamente porque le ponemos management. Hace 50 años que no se invertía en el ferrocarril. Con la recuperación del edificio histórico de la Estación Retiro se han acercado nuevos locales de primeras marcas que han elegido estar presentes, además de otras muchas propuestas para todas las estaciones. Hace unos días fui a ver la obra del edificio de la Estación Constitución, donde estamos haciendo algo similar a lo de Retiro, y los empleados me contaban que los usuarios los felicitaban a ellos por estos cambios, por la mejora en el servicio, y eso les permite a los trabajadores de Trenes Argentinos sentirse orgullosos.

¿De quién depende Trenes Argentinos?

Trenes Argentinos es una empresa del Estado nacional que depende del Ministerio de Transporte, dirigido por Guillermo Dietrich. Es la empresa más grande del país, pues tiene 23.500 empleados. Manejamos las líneas del Sarmiento, el Roca, el Mitre, el San Martín, el Belgrano Sur y el Tren de la Costa. Todos esos ramales más los trenes de larga distancia que van a Tucumán, Rosario, Córdoba, Mar del Plata, Bahía Blanca, Junín y Chivilcoy. El año pasado viajaron con nosotros casi 350 millones de personas.

¿El tren es un medio de transporte con una concepción antigua comparándolo con otros que fueron ganando terreno, como por ejemplo el Metrobús o el subte?

El año pasado inauguramos los trenes eléctricos Roca-La Plata y a Bosques; con esas obras le hemos ahorrado 40 minutos por día a cada pasajero que va y vuelve.

¿Pero esos ramales ya existían?

Existían, pero estaban parados desde hace varios años y no se terminaban las obras. Y se inauguró a fines de 2015, antes del cambio de Gobierno, y no había ni subestaciones ni catenarias terminadas. Lograrlo fue difícil. También estamos conectando con la RER (Red de Expresos Regionales), que es la unificación de todos los sistemas. Hoy tenés el Mitre y el San Martín que llegan a Retiro, el Roca a Constitución, además de La Plata y Bosques, pero ninguno de ellos se une. Si vos querés ir desde La Matanza hasta Villa Rosa, tenés que tomarte un tren, un colectivo, un subte y otro tren. En cambio, con la RER, que será una gran estación 28 metros por debajo del Obelisco, con túneles que van a unir a estos trenes, podrás viajar a todos esos lados muchísimo más rápido (lo que hoy puede llevar tres horas va a bajar a la mitad del tiempo) y así mejorar la calidad del viaje, además de ampliar la frontera laboral. Muchas veces, una persona que vive en La Plata tiene una posibilidad de trabajo en Pilar y la desecha porque el tiempo de viaje le consumiría gran parte de su jornada. Con la RER la realidad de esa persona puede cambiar. Va a formar un sistema ferroviario y no líneas individuales que te llevan de una punta a la otra. Estará listo en el año 2025. Ahora, se están licitando todas estas obras de túneles que nos permitirán pasar de tener líneas individuales de trenes a conformar un verdadero sistema ferroviario que mejorará la vida de los usuarios.