Merck Argentina, por segundo año consecutivo, ha sido certificada dentro de la región como una empresa empleadora destacada por el Top Employer Institute.  

Merck Argentina, empresa líder en ciencia y tecnologías para la vida, recibió, al igual que el año pasado, la certificación internacional del Top Employer Institute junto a las filiales de Merck de Brasil, Chile, Colombia y México.

La certificación se fundamenta en los resultados obtenidos luego de la evaluación de las políticas y prácticas de Recursos Humanos, en áreas como la estrategia de Talento, de Capacitación y Desarrollo, de Evaluación de Desempeño, el Desarrollo del Liderazgo, los Planes de Carrera y Sucesión, la Gestión de la Compensación y los Beneficios, y la Cultura Organizacional, entre otras. Merck logró esta certificación gracias a la dedicación enfocada en el desarrollo profesional de sus colaboradores.

“Es para nosotros un gran orgullo y una nueva confirmación del valor de nuestro esfuerzo cotidiano en crear un ambiente de trabajo inclusivo, donde fomentamos la creatividad y la curiosidad como las bases de nuestro camino hacia los objetivos y, nuestros colaboradores son piezas fundamentales para lograr que las grandes cosas sucedan”, sostuvo Viviana López, Directora de Recursos Humanos de Merck Argentina.

La investigación internacional anual realizada por el Top Employers Institute reconoce a los principales empleadores de todo el mundo: aquellos que proporcionan excelentes condiciones de empleo, nutren y desarrollan talento en todos los niveles de la organización y los que se esfuerzan por optimizar continuamente las prácticas laborales.

Esta nueva certificación se produce en el marco de un año muy especial para Merck que celebra sus 350 años de historia, siendo la compañía química y farmacéutica más antigua del mundo. Sobre la sólida trayectoria que ha construido, Merck ha sostenido la curiosidad como la fuerza que ha impulsado a la compañía a encontrar respuestas para algunas de las mayores preguntas de la ciencia, y hoy permite proyectarse hacia el futuro con el desafío de imaginar los próximos 350 años.