Las zapatillas ecológicas unisex diseñadas por nat-2 están hechas en parte con residuos de café, con ellos la empresa pretende reducir la contaminación y los residuos que caracterizan a la industria de la moda. Plástico reciclado, café y materiales naturales son la base de estos innovadores zapatos ecológicos.

Después de la zapatilla a base de hongos, las fronteras del calzado ecológico se expanden con las del café. La idea es obra del diseñador alemán Sebastian Thies, miembro de la sexta generación de una familia que fabrica zapatos desde 1856, y fundador de nat-2, una marca de calzado que utiliza materiales innovadores para crear productos de alta tecnología, diseñados en Alemania y fabricados principalmente en Italia y España.

Thies tuvo la idea de hacer un zapato usando hongos como materia prima, y tuvo la idea de ampliar la oferta de su empresa de zapatos ecológicos con unas zapatillas de deporte hechas con desechos de café. El zapato diseñado por nat-2, de hecho, es un zapato unisex que quiere ayudar a reducir la contaminación y los residuos globales, a través del diseño inteligente, generalmente ignorado por la industria de la moda, incluyendo la industria del calzado.

Para el forro del zapato, la empresa ha decidido sustituir el cuero por un material procedente del reciclaje de botellas de plástico, una elección que ayuda a la reducción de los residuos plásticos y a la reducción de los problemas medioambientales asociados a la transformación de los subproductos cárnicos; su recubrimiento de color chocolate proviene en un 50% del café reciclado, lo que proporciona una textura similar a la del cuero de ante.

El proceso de producción de las estructuras en las que se fabrican las zapatillas también busca reducir gran parte de la contaminación por dióxido de carbono de las estructuras tradicionales de combustión de carbón, que producen unos 20.000 millones de zapatos al año. La primera producción de zapatillas de café se ha agotado, pero la empresa ya está trabajando en una segunda entrega.