A partir de una iniciativa coordinada por Havas Media, la empresa que acompaña a los argentinos en la limpieza del hogar desde hace 55 años contribuyó al Programa de Reciclado que lleva adelante la Fundación del Hospital de Pediatría.

La compañía de limpieza Procenex donó 852 kg de tapitas a la Fundación Garrahan, que lleva adelante un Programa de Reciclado desde 2006, mediante una acción impulsada por Havas Media.

“Ayudar al Hospital Garrahan es otra forma de seguir comprometidos con los hogares argentinos como lo venimos haciendo desde hace 55 años”, destacó Lucas Giuliani, Director de Marketing de RB Hygiene & Home South Cone.

“Detectamos la posibilidad de contribuir con la Fundación del Hospital Garrahan con los propios insumos que produce la empresa y gestionamos esta gran iniciativa solidaria, que refuerza el compromiso de la Procenex con la limpieza y el cuidado de la salud y el medio ambiente”, añadió Giuliani.

El Programa de Reciclado de la Fundación Garrahan es un proyecto colectivo que integra a la sociedad civil, empresas e instituciones, y tiene por objetivo obtener recursos económicos para apoyar el desarrollo del Hospital, donde son tratados cientos de niños de todas las regiones de nuestro país y, al mismo tiempo, hacer un aporte a la protección del medio ambiente alentando la incorporación de hábitos responsables.

¿Cómo funciona?

El proceso de reciclado de tapitas comienza con el ingreso de las mismas al depósito, donde se las pesa y se las acondiciona para su procesamiento. Luego, las tapitas son molidas tras una limpieza y clasificación.

La etapa del proceso en el depósito finaliza con en almacenado: una vez molidas, las tapitas son embolsadas en bigbags, para luego ser entregadas a las empresas compradoras.

Más tarde, en estas instituciones, se introduce la molienda en una extrusora, donde el material es calentado, fundido y comprimido por un tornillo que gira dentro de un cilindro. Este proceso termina luego que el fundido pasa por unos filtros, donde quedan las impurezas remanentes. En este momento se produce el reciclado del material.

Luego se realiza el peletizado: el material reciclado y filtrado es “cortado en pedacitos” por una fresa que gira a gran velocidad y quedan conformados los “pellets“, similares a los de la materia prima original, que pueden utilizarse para fabricar nuevos productos.

Gracias a este proceso de reciclaje, a través de la donación de tapitas, se pueden producir cajas de CD, baldes, palitas para basura, broches, perchas, cajas de herramientas, caños de agua caliente y fría, tazas y espejos para autos y comederos para perros, entre otros elementos. De esta manera, se evita el uso del petróleo para la fabricación de estos productos.