Fundación Avon lanza una nueva campaña que, a través de una experiencia inmersiva de realidad virtual, busca crear conciencia sobre violencia de género. 

Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (25 de noviembre), y en el marco de su programa Alza la Voz, Fundación AVON presenta su nueva campaña S.O.S ELLA: atrapada en una Realidad Violenta. Con el fin de concientizar acerca de la violencia de género y partiendo de ejemplos de la vida cotidiana, la iniciativa -que cuenta con el apoyo del Consejo Nacional de las Mujeres y La Casa del Encuentro-, utiliza las últimas tecnologías para generar empatía con la mujer en situación de violencia, invitando a vivir en primera persona sus padecimientos.

Para ser parte de esta experiencia, se invitó a periodistas, líderes de opinión, funcionarios y referentes en la temática a formar parte de una puesta en escena en la casa de una familia que atraviesa situaciones cotidianas de violencia de género en la ficción. Los participantes pudieron interactuar con los personajes, transitar por diferentes habitaciones de la casa y experimentar las sensaciones que afectan a la víctima, a través de un video de realidad virtual, formato 360º, disponible en: www.sosella.org.

“Si lo sentís cerca, actuá”, expresó Florencia Yanuzzio, Directora Ejecutiva de Fundación AVON, y agregó: “en ocasiones podemos no percibir los signos de una situación violenta propia o cercana. Sólo cuando involucramos más de un sentido y somos testigos del instinto que nos lleva a querer escapar de una situación así, sentimos el impulso que nos lleva a la acción”.

S.O.S ELLA trabaja sobre la premisa de que a veces es necesario percibir las cosas “desde adentro” y la mejor manera para entender la realidad ajena es colocarnos en la posición psicológica y emocional de la víctima. De este modo, la campaña se vuelve un llamado de conciencia en 360°, al ayudar a las personas que están viviendo una situación de violencia a detectar los signos de una realidad negativa. Al mismo tiempo, alerta a quienes ven y escuchan para que dejen de ser “espectadores”, llamando a la acción, a través de líneas de respuesta y contención adecuadas. Asimismo, la iniciativa fue ideada como una herramienta psicoeducativa para facilitar la detección temprana de la violencia y, de esta manera, reducir el número de femicidios y de niños, niñas y adolescentes víctimas colaterales de la violencia sexista.

Según la estadística oficial, cada 37 horas muere en Argentina una mujer víctima de la violencia sexista, y una de cada tres mujeres son o fueron víctimas de maltrato por parte de un hombre por el solo hecho de ser mujeres. En su mayor parte, los hechos de violencia suceden puertas adentro, y los agresores suelen ser parejas o ex parejas de las víctimas. De este modo, el hogar, un lugar de seguridad y protección, se vuelve un espacio de riesgo y la privacidad se convierte en un muro que invisibiliza la violencia y el abuso.

La violencia de género abarca otros aspectos de una relación que exceden a la agresión física. La violencia psicológica, económica, patrimonial, sexual y simbólica del hombre hacia la mujer también son factores frecuentes y es fundamental detectarlos a tiempo para evitar que la situación se agrave. Del maltrato sexista se puede salir y todos pueden ser parte de la solución. El primer paso es pedir ayuda. En ese sentido, la línea 144, destinada a brindar información, orientación, asesoramiento y contención para las mujeres en situación de violencia de todo el país, recibe llamados los 365 días del año, las 24 horas, de manera gratuita.