El nuevo proyecto de diseño social de Gustavo Yankelevich y Máximo Ferraro da su primer paso junto a la Fundación de Margarita Barrientos y “La Tomasa de La Huerta”.

Con el firme objetivo transformador de que el diseño sea una plataforma para mostrar diferentes realidades y asistir a las necesidades presentes de todas las personas, surge SALTO, diseño en acción, el nuevo emprendimiento social de Gustavo Yankelevich y Máximo Ferraro, quienes desarrollaron su primer proyecto en la Fundación de Margarita Barrientos, ubicada en Los Piletones.

Ezequiel Eguía Seguí, director Ejecutivo de la Fundación Margarita Barrientos, tenía la idea de refaccionar, modernizar y enriquecer un vagón antiguo que consiguió para la Fundación para crear un espacio gastronómico y un lugar de encuentro para la gente que viniese a visitar la Fundación. SALTO logró, mediante el diseño social, cumplir con el sueño de Ezequiel Eguía Seguí y de la Fundación de tener un vagón listo para recibir a sus visitas.

Esta idea de ayudar a la Fundación nace de la convicción de los diseñadores, además de la organización INN-D, una red internacional de profesionales con el aval de instituciones, conformado por un grupo de empresas italianas dedicados a desarrollar acciones permanentes y temporarias para fomentar el crecimiento internacional de la industria del diseño en el mundo, especialmente en el campo de la arquitectura, urbanismo, construcción, desarrollo inmobiliario, diseño de interior y muebles.

Gustavo Yankelevich y Maximo Ferraro, los diseñadores del estudio Modo Casa fueron seleccionados para ser los embajadores del área de diseño para Latinoamerica de INN-D, movimiento que brinda un lugar protagónico al diseño social dentro de su organismo y crean su representación local: SALTO, diseño en acción. “Hace tiempo que trabajamos en esta idea y nuestro deseo es que se sumen muchos más diseñadores y cualquiera que sea actor dentro del mercado del diseño”, cuenta Gustavo Yankelevich.

Instituciones prestigiosas en el ámbito del diseño internacional acompañan la propuesta de SALTO y el desarrollo del proyecto. Entre ellas cabe destacar el Isola Design District y el Instituto Italiano de Cultura en Buenos Aires.
Por otra parte, gracias al trabajo colaborativo es que SALTO, diseño en acción se puso en marcha. Variados proveedores y artistas donaron sus productos, tiempo y creatividad al servicio de este nuevo proyecto de diseño social. El apoyo de Atrim, empresa líder en perfiles y terminaciones para la construcción y Vite, empresa de porcelanatos, fue vital para la concreción de este proyecto. Ambas empresas, main sponsors de SALTO, donaron materiales indispensables para la realización de este primer proyecto.

SALTO cuenta con una gran red de soporte, entre distintas empresas, instituciones y artistas que colaboraron en este emprendimiento. Entre ellas se encuentran Modo Casa, que realizó todos los muebles a medida y los artistas Juan Manuel Botte y Paula Mari, quienes intervinieron el techo del vagón. También brindaron su aporte empresas como Destefano Neolith, Gamatec, Cabrales, Weber, Alba, Tecnodesign, Viio, Murales, Iluminarte, Placas Melamínicas y Newsan.

Diseño social es una de las acciones que promueve el movimiento INN-D, haciendo foco en el diseño como herramienta de progreso, como experiencia transformadora y promoviendo los valores de la solidaridad y responsabilidad sobre la comunidad en general. “Surge de la necesidad de concientizar a la sociedad de que el diseño transforma, modifica y cambia para mejorar las formas de hábitat y para ello cada uno de nosotros es fundamental para tomar la iniciativa”, comenta Máximo Ferraro. Es por ello que en este proyecto de diseño social que lideran están involucrados colegas de varias disciplinas como diseñadores, artistas, arquitectos, estudiantes, empresas, organizaciones, instituciones y personas que entienden el valor de la propuesta y su sentido más profundo.

El vagón “La Tomasa de la Huerta” restaurante/comedor abrirá sus puertas a partir de marzo de 2018 y el 100% de la recaudación será destinado a la fundación. También se brindarán capacitaciones en gastronomía y Margarita Barrientos utilizará el espacio para dar charlas. Además, empresas y sectores de RSE están invitados a realizar allí sus eventos sociales.

La alianza con Fundación Margarita Barrientos es el primer paso de SALTO, ya que hay muchos proyectos por delante con la misma impronta: pensar al diseño desde un lugar más inclusivo y democrático.