Se trata del primer bono verde local, emitido por Banco Galicia para financiar su programa de préstamos para proyectos de eficiencia medioambiental. El bono fue suscripto en su totalidad por International Finance Corporation (IFC), organismo del Banco Mundial que contó con el asesoramiento de Nicholson y Cano.  

Nicholson y Cano, uno de los principales estudios jurídicos en temas corporativos de Argentina, asesoró a International Finance Corporation (IFC), principal institución internacional de desarrollo del Banco Mundial dedicada al sector privado en mercados emergentes, en la suscripción de un bono verde por U$S 100 millones emitido por Banco Galicia.

La novedad es que se trata del primer “bono verde” que emite un banco local. Los bonos verdes ayudan a recaudar fondos para proyectos que mitigan el cambio climático. Los ingresos del bono respaldarán la eficiencia energética, la energía renovable y proyectos de construcción sustentable, entre otros.

A través de los socios Marcelo Villegas y Mariano Fabrizio, acompañados por los asociados Luca Bella, Delfina Nicholson, Gonzalo Rivas, Dolores Reyes y Javier Sánchez, Nicholson se encargó de la actualización del Due Diligence existente, realizado en un financiamiento anterior de IFC a Banco Galicia, junto al diseño, redacción, negociación y firma del contrato de suscripción (Subscription Agreement) y los restantes documentos asociados a la emisión.

“Este bono marca la llegada al mercado argentino de formas más modernas de financiamiento, orientadas al desarrollo sustentable y la energía limpia. Enfrentamos el desafío de diseñar la estructura y redactar los principales documentos en menos de un mes, plazo muy corto para un producto tan novedoso”, aseguró el abogado Mariano Fabrizio, a cargo del equipo de Financiamiento Multilateral del Departamento Financiero de Nicholson y Cano.

A su vez, el estudio jurídico confeccionó los documentos para la implementación de la transacción y próximamente estará colaborando con el cumplimiento de las condiciones de suscripción y el closing de la operación.

Por último, vale aclarar que IFC, organismo del Banco Mundial es, desde 2010, uno de los pioneros en emitir este tipo de bonos para fondear iniciativas privadas que apuntan a reducir el impacto ambiental y promover que cada vez más empresas se sumen a esta tendencia.

'