Es necesario que todas las empresas del sector colaboren no solo para reducir el impacto de los viajes en el ambiente sino para generar conciencia entre los viajeros.

Según un artículo publicado recientemente en la revista Nature Climate Change, el turismo global contribuye con alrededor del 8% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Esto incluye tanto las emisiones del traslado como los bienes y servicios que disfrutan los turistas, desde alimentos hasta compras y estadías en hoteles. Naturalmente, la cifra volvió a encender las alarmas sobre la problemática ambiental del sector y la importancia de una toma de conciencia por parte de todos los actores de la industria. Además de sensibilizar a millones de viajeros, el ecosistema de viajes tiene la gran responsabilidad de implementar soluciones tecnológicas y buscar alternativas para alcanzar las metas de reducción de emisiones propuestas en diferentes organismos internacionales, entre ellos el World Travel and Tourism Council (WTTC), ICAO y el Acuerdo de París.

Las calculadoras de carbono y su lucha contra la contaminación 

Según un estudio llevado acabo por Amadeus y Griffith University, los turistas son conscientes del impacto que tienen los viajes en las emisiones de gases de efecto invernadero, y desean recibir información al respecto de forma más transparente. Amadeus, el proveedor de software para la industria de viajes, llegó a un acuerdo con la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) a través del cual puede incorporar esta información en todas sus plataformas de distribución. La calculadora de carbono de Amadeus proporciona una estimación estándar de la industria global de las emisiones de CO2 por pasajero para cualquier ciudad cubierta por la aviación civil en el mundo.

Latam Airlines también cuenta con iniciativas que disminuyen su impacto medioambiental. En Perú, el proyecto “bono de carbono” logró reducir en 25% el impacto de las emisiones de CO2 de su operación terrestre y compensar 18.800 toneladas de CO2 a través de la compra de bonos de carbono certificados. En Colombia, llevan adelante otros proyectos sostenibles, como la restauración de áreas afectadas por minería y ganadería en Cáceres (Antioquia) y la reforestación de la región del Darién (Chocó).

Innovación tecnológica en pro de la sustentabilidad

No es un secreto que la tecnología ha transformado la actividad turística y lo seguirá haciendo. Por esto es lógico pensar en ella como una gran aliada para contrarrestar los efectos de la contaminación generando acciones concretas. Un ejemplo es la plataforma Altéa Departure Control de Amadeus, que actualmente es utilizada por 102 aerolíneas y 35 operadores de tierra en todo el mundo. Esta solución maximiza la eficiencia de combustible en los aviones, basada en los conceptos básicos de seguridad, peso, precisión y eficiencia. Gracias a ella, Finnair logró una reducción de hasta 500 kg. de combustible en los vuelos de largo recorrido. Otro caso es la herramienta de gestión de carbono para los operadores turísticos llamada CARMACAL, que permite medir la huella de carbono en los paquetes turísticos. Además, ofrece opciones relacionadas al turismo sostenible, como aerolíneas de bajo consumo de carbono y rutas de viaje más cortas.

Muchas aerolíneas y empresas de tecnología del sector ya están ocupándose de esta problemática. Desde Amadeus, esperamos que todos los actores de la industria comiencen también a incorporar distintas herramientas que inviten a los viajeros a adquirir conciencia y preservar el medioambiente.