Luego de haber estado trabajando un año junto al Complejo Penitenciario Federal IV de Mujeres en el Penal de Ezeiza, donde se instalaron impresoras 3D para que las internas impriman y ensamblen prótesis (más de 60); junto al Servicio Penitenciario Federal AtomicLab abrió un segundo taller en el Complejo Federal de Jóvenes Adultos en el Penal de Marcos Paz, donde ya se les asignó el primer caso a través de la plataforma Limbs.

En AtomicLab, organización sin fines de lucro creada por el joven emprendedor Gino Tubaro, están convencidos que estos talleres están generando un cambio desde adentro para afuera; no solamente se están imprimiendo y entregando prótesis de manera gratuita a toda persona que lo necesite en todo el mundo; sino que también los internos de estos penales están aprendiendo nuevas tecnologías, que el día de mañana serán un apoyo al reinsertarse en la sociedad, previniendo la reincidencia.

De esta manera, la ONG busca que se puedan aportar valor a la sociedad mediante causas solidarias de alto impacto, como así también aprender nuevas tecnologías para cuando sea el momento de reinsertarse en la sociedad. En paralelo se está realizando un estudio psicológico profesional, para analizar detalladamente cómo impacta este trabajo en la reinserción de los internos.