Jorge Macri es el Intendente de Vicente López, el primer municipio en alinear sus ejes de gestión a los Objetivos de Desarrollo Sustentable planteados por la ONU, con el fin de potenciar una sociedad inclusiva en una ciudad sostenible en todas sus dimensiones.

¿Un país se puede hacer grande solo con lo público o solo con lo privado?

No hay un Estado exitoso sin un sector privado exitoso, y ambos necesitan escuchar e interactuar con el tercer sector, con las ONG, que vienen con compromisos sociales muy grandes y que muchas veces son el primer paso de un ciudadano en el compromiso social. La ONG es un ámbito más amigable que la política, entonces muchos jóvenes entran por ahí y después descubren un compromiso social que lo vuelcan desde lo público o desde las empresas. Yo creo que, así como no hay un sistema económico privado donde funcionen las grandes empresas desarticuladas de las medianas y las chicas, y es un sistema único que tiene que retroalimentarse en equilibrio, tampoco existe una sociedad exitosa donde lo privado, lo público y el tercer sector no trabajen en conjunto.

¿Considerás que el compromiso social debería ser una actitud destacable en un funcionario?

No debería ser algo destacable en un funcionario, debería ser el rol de todos. Sí creo que lo que a veces es destacable es poner en valor a aquellos que se dedican a lo público y logran transformar la realidad. Algunos solo administran la realidad y trabajan siempre sobre la emergencia. Lo destacable, así como no es destacable que alguien se dedique a lo privado per se sino que lo haga con éxito, es que sean emprendedores, que desarrollen ideas nuevas y sean innovadores, creo que en lo público pasa lo mismo. El diferencial de la gente que está en lo público es transformar el futuro.

¿Es un municipio colaborativo y activo por parte de los vecinos?

Muy colaborativo. La gente propuso más de 140 proyectos en los diferentes barrios, y logramos que cerca de 50 mil personas los voten. Comunidades educativas, clubes, sociedades de fomento salen y militan buscando el voto de sus propios proyectos. Yo creo que la gente es participativa, pero muchas veces falta la voluntad de compartir el poder en los que gobiernan. Porque para que la gente participe no solo hay que generar ámbitos de escucha, también hay que compartir ámbitos de decisiones, y eso supone soltar un poquito de tu poder para que lo administre el otro.

¿Podés contarnos de manera sencilla qué son los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)?

Los ODS son criterios universales que se tomaron para construir sociedades más inclusivas y equilibradas. Definen parámetros de ciudades, de gobiernos y hasta de empresas más justas y equitativas. Son como un decálogo general que nos ordena. Y creo que son muy útiles, porque uno de los problemas que tiene el mundo es que todos perseguimos valores similares, pero los llamamos de manera distinta. Y hasta que nos ponemos de acuerdo en cómo decirle de alguna manera a algo tardamos un montón de tiempo. Entonces los ODS ordenan eso: lenguaje, objetivos y metodologías. Y permiten trabajar a las ciudades y a las empresas con objetivos con lenguajes comunes y medirlos de manera similar. Así que me parece que es una muy buena manera para los que tenemos la responsabilidad de gobernar.

¿Por qué el Municipio de Vicente López se alineó a los ODS?

Somos de los primeros, y además el único que adhirió a tantos objetivos. Hay 17 índices ordenadores, y nosotros estamos trabajando sobre diez, si bien hay uno solo específico para ciudades. Tiene que ver con inclusión, igualdad, seguridad, medio ambiente, calidad de vida en general. Y nos ha permitido organizar el Gobierno de manera transversal. Cuando uno habla de seguridad, no es solamente una patrulla o una cámara. Son también políticas educativas, inclusivas, espacios públicos, iluminación, parques, rampas en las esquinas, respeto en el tránsito. Todo eso y más hace una ciudad segura. Cuando hablás de inclusión, seguramente para unos es garantía alimentaria; para otros, conseguir empleo; para otros, educarse con calidad. Entonces mirar el Gobierno de manera transversal y empezar a entender cómo una decisión que toma alguien en una obra tiene que ver con educación, respeto, inclusión, accesibilidad, a nosotros nos ha resultado muy útil. Y si bien tiene que ver con una Agenda 2030 y nuestro Gobierno termina en 2019, nosotros además nos autoimpusimos objetivos para el 2019. Contamos con más de 270 metas que incluyen a distintas áreas de Gobierno que tenemos que cumplir y dejar cuantificadas. Por ejemplo, vamos a ser la primera ciudad de la Argentina con 100 por ciento de agua y cloacas. O el 100 por ciento de iluminación led en el espacio público, porque creemos que ese es un gran aporte al medio ambiente, al ahorro, pero también a la seguridad del espacio público, porque es iluminación blanca y se ve mejor. Y así te podría citar objetivos en educación, en salud, etc.

¿Hay vida después de la política?

Yo creo que sí. No me voy a morir siendo político. Creo que un día me dedicaré a escribir o a tener un restaurante. Me gusta mucho cocinar.