En una construcción, además de la optimización de los tiempos, presupuestos y costos; se pone en juego también la elección adecuada de materiales cuya calidad y eficiencia permitan un mejor aprovechamiento de los recursos.

Las ventanas resultan ser un elemento fundamental en el diseño arquitectónico ya que además de conectar interior y exterior, ofrecen la posibilidad de mejorar los espacios, el ingreso de la luz natural y regular la temperatura del ambiente. Aproximadamente el 35% de las pérdidas y ganancias de calor se originan a través de las ventanas, generando un consumo excesivo de calefacción/refrigeración cuando los materiales no son eficientes. De esta forma, la elección adecuada de los materiales contribuye al ahorro energético y a la optimización de los recursos naturales.

El perfil resulta fundamental para que la ventana pueda proporcionar esa incidencia positiva en el ahorro energético. En este sentido, el PVC, se ha posicionado a nivel global, como el material más utilizado en pos de la construcción sustentable y la optimización de energía. Actualmente en Francia, por ejemplo, tres de cada cinco ventanas se fabrican con perfiles de PVC, al ser un material conocido por sus cualidades técnicas y su gran eficiencia.  Este tipo de aberturas han ido evolucionando desde sus orígenes, y hoy, con más de 50 años de desarrollo, se destacan por su diseño, estética, aislación termoacústica y confort.

Ventajas destacadas del PVC

Sustentable. El PVC, es el tercer polímero más utilizado en el mundo, consume menos energía en su producción, y actualmente es el material más reciclado en la industria de la construcción (con casi 3,6 millones de toneladas ya recicladas desde 2000 a nivel global). La baja conductibilidad de los perfiles PVC, el diseño multicámara, el sistema de cierre perimetral y el uso de doble vidriado hermético – todas, partes de la ventana- pueden lograr en su conjunto una disminución de más del 50% de las pérdidas de energía producidas a través de las aberturas.

Inocuo para la salud. El PVC, es un material inocuo para la salud humana y el ambiente. Preserva la calidad del aire interior de los espacios ya que es un material estable, seguro, inerte y resistente a la abrasión (No se ve afectado por el moho ni los hongos, no se corroe o se oxida. Es reconocido por sus propiedades sanitarias.    El PVC es inerte y versátil, uno de los materiales más investigados en materia de salud y aprobado por los órganos de control de los países más exigentes.

Durabilidad y resistencia, Más del 65% de las aplicaciones de PVC tienen una larga ida útil, pudiendo alcanzar los 100 años de utilidad. Ofrece una gran resistencia a la intemperie, a los agentes químicos y al impacto. No es necesario protegerlo ni pintarlo, para su mantenimiento.

Eficiente a nivel energético. La ventana de PVC genera un bajo consumo de energía y de emisión de CO2 en el ambiente. Los perfiles de PVC son especialmente elegidos para la construcción sustentable debido a que su transmitancia térmica (frío/calor) es muy baja, reduciendo el consumo de energía para acondicionar los ambientes. Por su nobleza, el PVC puede ser reciclado en su totalidad con escaso consumo de energía y reutilizado para diversos usos y funciones

La eficiencia está presente en todos los procesos que lleva a cabo la empresa, cuidando tener la menor emisión de Co2 posible tanto en la fase de producción del compuesto de PVC hasta la elaboración de la carpintería.